Como un subgénero de la ciencia ficción, surge la ficción climática o cli-fi, presente tanto en obras literarias como en obras cinematográficas y que nos introduce en las posibles consecuencias de descuidar la salud del planeta.

ficcion climatica

Género de películas y novelas, entre otras obras de creación, relacionadas con las posibles consecuencias catastróficas del cambio climático

La literatura es un vehículo extremadamente útil a la hora de retratar las sociedades de cada época. También es una buena herramienta para despertar conciencias. «Primavera Silenciosa» de Rachel Carson o «Una verdad incómoda» de Al Gore marcaron un antes y un después en la sensibilización de la población acerca de la problemática ambiental.

Sin embargo, la ficción climática se enmarca en un estilo diferente de literatura.  Pese a que hay discrepancias sobre si es un género o bien un subgénero literario, esta temática se ha hecho un hueco en las estanterías de las librerías, bibliotecas y plataformas digitales.

Cli-Fi

El término ha ido adquiriendo relevancia durante los últimos años. Es una abreviatura del inglés climate fiction. Aunque Fundeu ya ha recomendado usar en nuestro idioma la alternativa ficción climática para referirnos a “el género de películas y novelas, entre otras obras de creación, relacionadas con las posibles consecuencias catastróficas del cambio climático”.

Se compone, mayoritariamente, de distopías, ya que se centra en el efecto de la crisis climática sobre la vida de los humanos.

El periodista y activista medioambiental Dan Bloom acuñó el término en 2007. Aparece por primera vez impreso en un artículo llamado Wired en diciembre de 2010 y Margaret Atwood fue otra de las pioneras en usarlo en un tweet en 2011.  Esto ayudó a darlo a conocer y a atraer más atención de lectores y aficionados a la ciencia ficción.

Como hemos comentado, las consecuencias de la crisis climática sirve de base para todas las historias que engloba la ficción climática: mundos futuros con falta de agua, inundaciones, contaminación nuclear y un largo etcétera.

Poco a poco, y gracias a la aparición de varios títulos enmarcados en este género, se va desprendiendo de la etiqueta de “subgénero” para convertirse en un éxito de ventas.

Un informe publicado por el PRC (Pew Research Center) afirma que la emergencia climática es considerada la mayor preocupación a nivel mundial. El 67% de las personas encuestadas en 26 países consideran que el calentamiento global es el problema más grave con el que se enfrenta el planeta.

Este género está llamado a convertirse en la herramienta para narrar las causas y consecuencias de este gran problema.

Algunos ejemplos

ficción climática

El mundo sumergido, de J. G. Ballard

Para muchos es considerada como la primera obra de cli-fi. Habla sobre cómo el deshielo y el aumento del nivel del mar provocan la destrucción de la civilización. Sin embargo, en esta novela, la causa no es el ser humano sino una erupción solar. La Tierra se halla completamente inundada tras el deshielo de los casquetes polares. Un grupo de científicos y militares desarrollan tareas de investigación, de exploración y de rescate de supervivientes en los restos de las antiguas ciudades, de las que únicamente los edificios mayores emergen por encima de la superficie del agua.

El año del diluvio, de Margaret Atwood

Se centra en la visión postapocalíptica del mundo tras una catástrofe global. Se trata de una novela con conciencia verde, donde la visión de un mundo autodestruido por las empresas farmacéuticas y los poderes políticos resulta aterradora. Crítica con los problemas actuales, Atwood narra aquí la epopeya de quienes sobreviven al desastre y deben emprender una nueva vida en un mundo sumido en la decadencia moral y que se debate entre sectas y religiones.

Lee toda la reseña aquí

Solar, de Ian McEwan

Esta novela tiene como co-protagonista  el cambio climático y la producción de energía (mediante fuentes renovables).El papel principal es el de Michael Beard, un cínico, indiferente inicialmente al cambio climático, y muchas veces hasta repulsivo, Premio Nobel de física; una persona que hace de esa respiración caliente de la civilización su tema, su profesión.

Lee toda la reseña aquí

Nueva York 2140, de Kim Stanley Robinson

Año 2140. El agua ha sumergido la ciudad de Nueva York. Los habitantes se han adaptado a la nueva situación y la ciudad sigue tan bulliciosa y llena de vida como siempre. Aunque trastocada para siempre. Cada calle se ha convertido en un canal, cada rascacielos en una isla. A través de los ojos de los habitantes de diferentes edificios, Kim Stanley Robinson nos muestra cómo una de las ciudades más importantes del mundo irá cambiando con la subida de las mareas. Y también, cómo todos vamos a cambiar con ello.

Cuchillo de agua, de Paolo Bacigalupi

En un futuro no muy lejano, tras siglos de sobreexplotación, el río Colorado se está secando. La catástrofe obliga a miles de ciudadanos a emigrar a zonas más fértiles de Estados Unidos, pero los estados deciden construir barreras para impedir la marea de refugiados que se les viene encima.

A medida que la sequía se extiende y se prolonga, el campo y las ciudades se convierten en páramos sin ley, presas de especuladores que empiezan a comerciar con la desesperación de los seres humanos.

En medio de esta desalmada guerra por el agua, el mercenario Ángel Velázquez está al servicio de un poderoso cártel que busca nuevos acuíferos. Siguiendo su cometido se cruza con la curtida periodista Lucy Monroe, quien conoce de primera mano el peligro de saber demasiado, y con la joven María, hija de un emigrante mexicano que sueña con escaparse al norte, donde dicen que la tierra sigue poblada de lagos y aún cae agua del cielo.

Estío. Once relatos de ficción climática, (VV:AA)

Estío es una antología de relatos que van desde futuros no tan improbables en la Península hasta universos (casi) irreconocibles. Los cuentos de Estío no son optimistas, pero tampoco se abandonan a la espera del apocalipsis. En él se dibuja un Levante arrasado por un misterioso accidente, las formas de autogestión surgidas tras un nuevo diluvio o una España transformada por las nuevas políticas ecofascistas. Pero también una historia inscrita en la más pura ciencia ficción cuyas heroínas deberán decidir entre el servicio a la comunidad y su propia supervivencia; e incluso un neowestern marcado por los conflictos migratorios. Estos relatos nos hacen imaginar lo inimaginable, y haciéndolo también nos despiertan: el fin del mundo no es un escenario aceptable, aún tenemos tiempo.

Relatos de María Bonete, Eva Cid, Aixa de la Cruz, Layla Martínez, Merche Montero, Cristina Morales, Alejandro Morellón, Aroa Moreno Durán, Richard Parra, Carlos Pérez y Francisco Serrano. Epílogo de Yayo Herrero.

En la gran pantalla

Algunas películas que han sido clasificadas dentro de este género han sido El Día de Mañana, Mad Max, Hijos de los Hombres o Una Vida a lo Grande.

Sin embargo, en el ámbito cinematográfico, el término está menos extendido.

Si te interesa esta materia, te recomendamos la entrada El Medio Ambiente en la gran pantalla y Libros, Naturaleza y Medio Ambiente.

Etiquetas: , ,