alternativa sostenible aceite de palmaCientíficos de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (EPFL) y del Instituto de Investigación Federal WSL, en Suiza, publican en la revista ‘Science Advances’ una investigación que apunta a que el cultivo del aceite de palma puede ser sostenible si se hace de forma adecuada.

La producción de aceite de palma ha sido criticada por los ambientalistas debido a su gran huella de carbono y su impacto negativo en la biodiversidad.

Por ejemplo, en Indonesia y Malasia, los dos productores más grandes del mundo, ha causado directa o indirectamente la deforestación a gran escala, reduciendo así la biodiversidad y liberando cantidades significativas de CO2 a la atmósfera. Y plantar palmeras de aceite en las áreas deforestadas no compensa la pérdida de capacidad de almacenamiento de carbono, según un estudio de 2018 realizado por EPFL y WSL. Pero los hallazgos del nuevo estudio realizado por EPFL y WSL indican que puede haber una alternativa amigable con el carbono a la deforestación.

Aceite de palma sostenible

Los científicos investigaron los cultivos de palma aceitera que se habían plantado en pastos anteriores en la región de Los Llanos de Colombia, el cuarto productor mundial de aceite de palma. Allí, grandes áreas de pastizales, que habían sido plantadas en el pasado en sabanas, fueron reemplazadas por plantaciones de palma aceitera hace 56 años.

Al calcular la huella de carbono de los cultivos desde entonces, los científicos descubrieron que el almacenamiento total de carbono, teniendo en cuenta las reservas de vegetación y suelo, no se modificó en relación con el uso de la tierra para pastos. “Nuestro estudio es el primero en observar la huella de carbono de la producción de aceite de palma a largo plazo, es decir, en dos ciclos de plantación, ya que las palmeras de aceite se reemplazan cada 25-30 años”, dice Juan Carlos Quezada, estudiante de doctorado en el Laboratorio de Sistemas Ecológicos (ECOS) de EPFL y el autor principal del estudio.

“También es el primero en explorar cómo la conversión de pasturas en granjas de palma aceitera afecta la calidad y fertilidad del suelo a largo plazo, observando todas las capas del suelo, no solo la superficie”, añade.

En climas tropicales, los pastizales, especialmente aquellos que han sido descuidados y degradados, generalmente consisten en grandes áreas de césped con algunos árboles pequeños diseminados. La plantación de densas poblaciones de palmeras oleaginosas, que pueden alcanzar los 15 metros de altura, en estos pastos puede aumentar la tasa de captura de carbono por unidad de superficie, gracias a las raíces, troncos y hojas de las palmeras, así como a la vegetación que los rodea.

Según los métodos de cultivo típicos, las palmeras de aceite se talan cada 25-30 años y se reemplazan con árboles jóvenes para comenzar un nuevo ciclo de plantación. A medida que las raíces y otras partes de los viejos árboles se descomponen, nutren el suelo y compensan parcialmente el carbono inicialmente perdido en la capa superior del suelo cuando se convirtió el pasto. Como resultado, durante el período de cultivo a largo plazo, la cantidad de carbono almacenado en el ecosistema permanece sin cambios en comparación con el nivel inicial antes de la conversión de la tierra. “Debemos tener en cuenta que el aceite de palma en sí mismo no es dañino, ni para nuestra salud, cuando se come con moderación, ni para la economía. Y no estamos hablando solo de multinacionales, los ingresos de cientos de pequeños agricultores en Colombia y otros países dependen de ello”, recomienda Alexandre Buttler, jefe de ECOS y coautor del estudio.

“El problema radica en el impacto negativo del carbono y la pérdida de biodiversidad causada por la deforestación -explica-. Pero los principales países productores de aceite de palma tienen grandes pastizales abandonados que podrían convertirse favorablemente, lo que limita la pérdida masiva de carbono resultante de la deforestación”.

Este estudio se realizó como parte del proyecto Paisajes adaptativos de Palma de Aceite (OPAL), una iniciativa interdisciplinaria financiada por la Fundación Nacional de Ciencias de Suiza y dirigida por ETH Zurich. OPAL reúne a socios del proyecto de Suiza, Indonesia, Colombia y Camerún. Las universidades locales, los institutos de investigación y el WWF en los últimos tres países tienen una participación en el proyecto, creando conciencia sobre este tema entre sus comunidades locales para promover el desarrollo de alternativas sostenibles.

Fuente: ECOnoticias

Etiquetas: , , ,