Elaborar un ‘Listado Positivo’ de especies exóticas que puedan cruzar las fronteras de nuestro país es la propuesta que plantea la Dirección General de Derechos Animales para controlar la entrada, así como la compra y venta, de animales no autóctonos.

cotorra

Las especies exóticas invasoras se pueden expandir amenazando la biodiversidad nativa y dañando los ecosistemas.

En colaboración con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), este proyecto pretende cambiar la normativa actual española, ya que “ha demostrado no ser efectiva en el control”, explica el Director General de Derechos Animales, Sergio García Torres.

Las especies exóticas pueden ser plantas, animales o microbios introducidos por los seres humanos de forma accidental o intencionada en un área a la que de forma natural no habrían llegado y se pueden expandir amenazando la biodiversidad nativa y dañando los ecosistemas.

Un listado que dificulta el trabajo a aduanas

Actualmente, “hay un listado de 1.700 especies cuya entrada está prohibida en nuestro país, pero existe un vacío legal muy grande, ya que una vez existe un híbrido de estos animales o una subespecie que no está incluida en el listado, el trabajo de la aduanas se complica en exceso”, precisa García Torres.

Las autoridades aduaneras “no tienen la capacidad para conocer todas las especies” y características de cada uno de los animales que solicita el acceso a territorio español: “no son biólogos y no tienen porque tener ese conocimiento”, recuerda.

En este sentido, el objetivo de ambos organismos es “darle la vuelta” al planteamiento, incide García Torres, como ya han hecho en otros países europeos como Holanda, Bélgica o Luxemburgo, en el que existe un listado de animales que sí tienen permitido acceder al territorio nacional.

Por ejemplo, detalla el director general, el listado de Holanda sobre especies exóticas incluye “en torno a las treinta especies que sí que pueden entrar, lo que hace el trabajo mucho más fácil para las aduanas y para el control de los animales”.

“Las especies invasoras deben de controlarse mucho”, recalca García Torres, que además añade que, en el ámbito urbano, “queremos establecer protocolos de control de especies invasoras sin la necesidad de que la primera opción sea el sacrificio”.

Nuevos métodos de control de poblaciones

Existen ejemplos, continua, como en Estados Unidos con el control de las cotorras, e incluso en nuestro país, en los que se ha demostrado que “el sacrificio de los animales no sirve para nada”, denuncia, por lo que proponen “un trabajo a medio plazo, en el que en tres o cuatro años se materializa el control efectivo de este tipo de especies”.

“Llevamos décadas sacrificando animales y sigue existiendo sobrepoblación de muchos de ellos, por lo que la estrategia seguida hasta ahora ha demostrado que no funciona”, sentencia García Torres.

Es el caso de Madrid, específica, donde “el ayuntamiento ha adjudicado un contrato de tres millones de euros para el control de la población de cotorras, lo que supone que cada cotorra saldrá por aproximadamente ochenta euros”, plantean una aproximación distinta.

“Nosotros presentamos a la administración local un proyecto en el que, por veinticinco euros por cotorra, se vasectomiza a los machos y, sin siquiera esterilizar a las hembras, consigues un control efectivo sin romper la dinámica de cría, ya que los huevos siempre son estériles”.

Fuente: EFEverde

Etiquetas: ,