Vitoria-Gasteiz se estrenaba ayer oficialmente como Green Capital para 2012. La capital vasca tiene durante doce meses la oportunidad de abanderar las políticas sostenibles en Europa y dar ejemplo de su modo de vida urbano respetuoso con el medio ambiente.

“La ciudad en la que nos gustaría vivir a todos“. Con estas palabras, el comisario europeo de Medio Ambiente, el eslovaco Janez Potoznick, se refería hace unas semanas a Vitoria-Gasteiz, elegida para 2012 como Capital Verde Europea, un premio anual que concede la Comisión Europea y que pretende reconocer el compromiso de las ciudades que trabajan a favor del medio ambiente. Un galardón en el que Vitoria recoge el testigo de la ciudad alemana de Hamburgo y que entregará en 2013 a la localidad francesa de Nantes.

Las ciudades que optan a este título son examinadas siguiendo una lista de criterios ambientales, como su contribución a la lucha contra el cambio climático, el sistema de transportes, las zonas verdes, la ordenación sostenible del suelo, la biodiversidad, la calidad atmosférica el ruido la generación y la gestión de residuos, el consumo de agua, el tratamiento de las aguas residuales y la gestión ambiental. En el proceso, que reconoce las más de tres décadas de políticas medioambientales desarrolladas por la ciudad, Vitoria superó a otras como Barcelona, Malmö (Suecia), Nuremberg (Alemania) o Reikiavik (Islandia).

Calidad del aire

Europa ha valorado especialmente la alta calidad del aire que respiran los cerca de 240.000 habitantes de la ciudad y sus visitantes; su gestión del agua, con uno de los menores consumos por habitante (uno de los retos de la capitalidad es recorte ese consumo en otro 5%), la contribución a la lucha contra el cambio climático (con el objetivo de reducir al menos un 20% las emisiones de gases nocivos antes de 2020; así, pretende recortar un 5% el gasto energético de las instalaciones municipales) y la gestión de residuos. Dentro de este último apartado, la ciudad ha potenciado las recogidas selectivas en origen y realiza, además, una gestión integral que incluye una planta de biometanización y compostaje.

Dentro de las muestras de cómo combinar desarrollo industrial y sostenibilidad, destacan dos de los proyectos más ambiciosos de la ciudad: la movilidad sostenible y la naturaleza. El Plan de Movilidad Sostenible elaborado por el Ayuntamiento incluye distintas medidas para reducir la dependencia del vehículo privado (restringiendo el tráfico y aparcamiento en algunas vías principales y ampliando la aparcamiento controlado, encareciendo el ticket), potenciando el uso del transporte público y de la bicicleta (la red prevista de bicicarriles rondará los 150 kilómetros, incluida la conexión con los polígonos industriales). Al mismo tiempo, se canalizaba el tráfico de los vehículos privados, se construían nuevas infraestructuras para aparcamientos y se ampliaban las zonas peatonales.

Entre las ventajas de estas medidas figura no sólo rebajar las emisiones de CO2 (disminuyendo en más de un 60% la contaminación a la atmósfera), los niveles de ruido y accidentes, sino también recuperar para los ciudadanos el espacio público ganado al coche. La restricción de la circulación en una serie de calles ha conseguido delimitar las denominadas supermanzanas, en cuyo interior se mejora el pavimento, mobiliario urbano y arbolado, etc. Las supermanzanas sólo son accesibles en vehículos motorizados para los residentes y los vehículos de servicio y emergencias.


Vitoria Gasteiz Green European Capital 2012. Foto: http://www.carrasquillas.com

Anillo Verde

Otra gran característica que convierte a Vitoria-Gasteiz en la Green Capital europea es el Anillo Verde, que posibilita una transición amable entre la ciudad urbanizada y la zona rural. Se trata de un conjunto de parques periurbanos de alto valor ecológico y paisajístico enlazados estratégicamente mediante corredores eco-recreativos, un ambicioso proyecto iniciado en 1993 con el objetivo de restaurar y recuperar la periferia de Vitoria-Gasteiz, tanto desde el punto de vista ambiental como social, para crear una gran área verde de uso recreativo en torno a la ciudad.

Después de más de 18 años de actuaciones de restauración ecológica y paisajística de zonas degradadas y de acondicionamiento para uso público, el Anillo Verde cuenta actualmente con cinco parques: Armentia, Olarizu, Salburua, Zabalgana y Zadorra, cuya superficie supera las 645 hectáreas. No obstante, en la periferia de la ciudad quedan todavía algunas zonas pendientes de recuperación y está por completar el sistema de conexiones que enlazará unos espacios con otros a través de sendos corredores ecológicos. Así, la superficie total prevista es de 960 hectáreas, gracias a dos nuevos parques proyectados: Berrosteguieta y Errekaleor.

El Anillo Verde posee una gran diversidad de ambientes con una notable riqueza naturalística. Bosques, ríos, humedales, praderas, campos de cultivos, sotos y setos son una muestra de los variados ecosistemas que coexisten en la periferia urbana, algunos de ellos internacionalmente reconocidos por su elevado valor ambiental, como es el caso de los humedales recuperados de Salburua o el ecosistema fluvial del río Zadorra, incluidos en la Red Natura 2000. Vitorianos y visitantes pueden acceder fácilmente a los parques del Anillo desde el centro de la ciudad a pie o en bicicleta a través de sendas urbanas. En su interior, casi 80 kilómetros de itinerarios peatonales y ciclistas.

En el acto oficial de ayer, presidido por la Reina Doña Sofía, el lehendaki Patxi López destacó que Vitoria es “avanzadilla y vanguardia de Euskadi, un país que quiere ser referencia en desarrollo económico, social y medioambiental sostenible. Queremos ser un modelo verde para Europa, ya tenemos la capital y ahora estamos construyendo el país que será modelo para el continente”.

Fuente: http://www.expansion.com

Vitoria: Doce meses para lucir "más verdes", 5.0 out of 5 based on 1 rating
Etiquetas: , , , , , , , ,