El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, explicó en el Congreso que los últimos incendios registrados en la Comunitat Valenciana han afectado a 29.300 hectáreas de la Red Natura 2000, lo que supone el 85 por ciento de la superficie afectada por los incendios en Cortes de Pallás, por ejemplo.

Durante su comparecencia en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Cámara Baja a petición propia, Arias Cañete ha cifrado en 50.000 las hectáreas calcinadas por los últimos incendios en esta comunidad, de las que 17.000 son superficie arbolada y 4.700 superficie agrícola, según primeras estimaciones.

De hecho, ha destacado que, con respecto a los incendios de Cortes de Pallás y Andilla, una de las causas que agravaron el incendio fueron las adversas condiciones meteorológicas que se dieron esos días, unido a una situación de sequía y al viento de poniente que agravaron esa situación tan virulenta.

Para la extinción de los fuegos, los medios de apoyo a la extinción de incendios de la Administración General del Estado, a través del Ministerio de Medio Ambiente, estuvieron presentes desde el jueves 28 de junio hasta el pasado 4 de julio, fecha en la que se retiraron los efectivos una vez extinguidos los incendios.

Dada la gravedad de los siniestros se trasladaron hasta 28 aeronaves, 246 personas sobre el terreno, así como 24 personas para en centrales de operaciones y bases. En concreto, el despliegue estuvo compuesto por: 14 naves anfibios, cuatro helicópteros bombardero, 10 brigadas de refuerzo de incendios forestales o BRIF.

A esta lista de efectivos habría que añadirle el despliegue de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que llegó a tener 22 secciones de intervención desplegadas, de las 30 que tiene comprometidas. “Esto supone más de 1.400 millones de militares, 360 vehículos, 5 helicópteros y 14 aviones, lo que suponen un 74 por ciento de su capacidad total y casi un 80 por ciento si se considera a las unidades presentes en la Península”, ha agregado.

Incendio en las Cortes de Pallás. Imagen: www.carlet.es

Un problema recurrente

Así las cosas, ha subrayado que los incendios en España representan un problema “muy recurrente” debido a las características climáticas del país, y donde pueden llegar a producirse hasta víctimas mortales.

Con ello, ha pedido extrema precaución a los ciudadanos españoles porque, según ha apuntado, estos dos grandes incendios se debieron a imprudencias de ciudadanos que no extremaron precauciones y, con las condiciones de escasa pluviometría o vientos, entre otros factores, dice que hay que evitar estas situaciones que llegan hasta provocar pérdidas humanas.

El ministro, que ha iniciado su intervención transmitiendo las condolencias del Ejecutivo por el fallecimiento del piloto de uno de los helicópteros de extinción, ha aprovechado su comparecencia para mostrar su reconocimiento y afecto para los otros dos pilotos heridos en otro accidente.

Aunque la competencia en las labores de extinción y prevención de incendios forestales en España corresponde a las comunidades autónomas, el Ministerio tiene encomendada la coordinación básica de las actividades de lucha contra incendios y el apoyo con medios de extinción a solicitud de las administraciones autonómicas.

54.000 hectáreas quemadas en los seis primeros meses del año

El fuego ha arrasado en los seis primeros meses del año un total de 54.743,83 hectáreas un 45,95 por ciento más de superficie quemada que en el mismo periodo de 2011 y hasta un 56,35 por ciento más que la media del decenio, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

Eso sí, en estas más de 54.700 hectáreas que han ardido hasta junio no se incluyeron ni la superficie afectada por los incendios de Andilla y Cortes de Pallás (Comunidad Valenciana), ni tampoco los datos definitivos del mismo periodo de 2011 correspondientes a Extremadura, Navarra y las provincias de Granada, Jaén, Málaga y Sevilla, según apunta el Ministerio.

Así, hasta el 30 de junio de 2012, se han registrado 14 grandes incendios (de más de 500 hectáreas), frente a los cinco del mismo periodo del ejercicio anterior.

Desde el PSOE, José Luis Ábalos, ha avisado de que la culpa de los incendios no la tiene sólo el clima, a la vez que ha reconocido la labor desempeñada por las personas que han trabajado “hasta la extenuación” para apagar esos fuegos. “Lo que ha ocurrido es la consecuencia de una abandono negligente de los montes”, ha agregado.

Por su parte, Toni Cantó, de UPyD, le ha pedido al ministro que haga lo posible para recuperar las competencias en materia de incendios, al mismo tiempo que le ha insistido en que la prevención se comienza en el invierno y ha criticado el recorte presupuestario en la materia “que va a salir carísimo”, según ha avisado.

Mientras, el ‘popular’ y valenciano, Esteban González Pons, ha resaltado por su lado que el 60 por ciento de la superficie quemada es privada y su cuidado correspondía a sus dueños, a la vez que la Comunidad Valenciana cuenta con 26 veces la superficie de Ibiza en monte. “No es fácil limpiarla todos los años”, ha apuntado.

Fuente: 20 minutos

Etiquetas: , , , , ,