Una vez procesados por la industria de la recuperación estos materiales dejarán detener la condición de residuo para pasar a considerarse como productos.

El 1 de enero entró en vigor el Reglamento Nº 715/2013 que marca los criterios que determinan cuando la chatarra de cobre deja de ser residuo una vez procesada pasando a considerarse producto. Este Reglamento se publicó el pasado mes de julio y supone una continuación del proceso de desclasificación de materiales hasta ahora considerados residuos que ya iniciaran en 2011 las chatarras de hierro, acero y aluminio.

La Federación Española de Recuperación y Reciclaje (FER) ha sido uno de los principales impulsores de que distintos tipos chatarra, una vez procesada por los recuperadores, dejara de considerarse residuo. Hace muchos años que se ha venido trabajando en la Unión Europea para desarrollar los criterios de desclasificación de las chatarras preparadas como residuo. FER ha formado parte del reducido grupo de expertos que ha trabajado en los últimos siete años junto al IPTS (Instituto de Prospectiva Tecnológica de la Comisión Europea) ubicado en la Isla de la Cartuja (Sevilla) para elaborar el informe que define qué pautas de calidad y tratamiento deben cumplir las chatarras para poder ser consideradas productos. El punto de vista de la industria ha sido clave para establecer unos criterios claros que se adapten a la realidad de la industria.

La chatarra de cobre se considera ya producto

Con esta reforma que incorpora los 3 principales metales en cantidad en el mundo de la recuperación y el reciclaje (cobre, aluminio y acero), los recuperadores entendidos como recicladores, pasan a ser el eslabón clave en todo el proceso de tratamiento y reciclaje de residuos convertibles en nuevas materias primas. Se reconoce así la labor de procesado,limpieza y homogeneización llevado a cabo por el sector de la recuperación y el reciclaje para finalmente obtener materiales reciclados que sirven de materia prima a acerías y refinerías de aluminio y cobre.

Criterios que deben cumplirse.

No obstante, para que la chatarra de cobre pueda considerarse producto se debe cumplir con varios requisitos:

• Han de tenerse en cuenta unos requisitos determinados de pureza y calidad de la chatarra resultante de la operación de recuperación limitándose así la cantidad de materiales extraños, óxidos metálicos, aceites, etc.

• Ha de controlarse los residuos que se pueden utilizar como material de entrada en la operación de recuperación.

• La chatarra de cobre habrá sido procesada y tratada para permitir su uso directo final como materia prima del proceso de producción de cobre.

• Ha de implantarse y verificarse cada 3 años un Sistema de Gestión que constará de una serie de procedimientos documentados y controles, para demostrar el cumplimiento de los criterios.

• Habrá una declaración de conformidad, que debe acompañar a cada envío de chatarra. El Reglamento es de directa aplicación 6 meses después de su publicación, por lo que ha entrado en vigor desde el 1 de enero del presente año.

Ventajas para el reciclaje.

El establecimiento de estos nuevos criterios para marcar cuando ciertos residuos dejan de serlo, supone un impulso al reciclado principalmente por las siguientes cuestiones:

• Se reducen las cargas administrativas del comercio de los materiales reciclados.

• Se fomenta el reciclaje al poner en situación de igualdad competitiva a las materias primas vírgenes y a las recicladas.

• Ahorro de costes económicos, tiempo y personal.

• Más de 8 millones de toneladas de metales al año en España (sumando cobre,aluminio y acero) pueden beneficiarse de esta condición.

En la práctica.
No obstante hay algunos elementos importantes a la hora de poner en práctica el reglamento. Así, la desclasificación se aplica a libre elección del reciclador ya que él decide libremente si emite o no la declaración de conformidad para que el cobre en cuestión (que ya cumple los requisitos exigidos) deje de ser residuo. Algunos ejemplos que ayudan a comprender este cambio podrían ser los siguientes:

• Un cable de cobre y plástico cuando llega a la planta de reciclaje de cables se considera residuo no peligroso, pero sólo una vez triturado y separado el plástico del cobre, la granalla de cobre podrá dejar de ser residuo para pasar a ser producto.

• La desclasificación se puede aplicar solamente a materiales procesados por un gestor de residuos. Por lo tanto no se aplica a chatarras generadas en talleres y fábricas en tanto no sean tratadas por gestor autorizado.

Fuente: FER

El cobre recuperado de la chatarra se considerará un producto, 5.0 out of 5 based on 1 rating
Etiquetas: , , , , , ,