El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) apuesta por mejorar los sistemas de alerta temprana de riesgo de inundación con más estaciones automáticas y personal para atender la recepción de datos. Para ello aboga por invertir en geología preventiva ya que «los costes asociados a las inundaciones son inmensos», explica Manuel Regueiro, presidente del Colegio de Geólogos.

España ya dispone de un amplio plan de prevención de inundaciones a escala nacional gestionado por las Conferencias Hidrográficas gracias a los Mapas del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables. El sistema se completa con se completa con dos sistemas instrumentales monitorizados: los aforos y pluviómetros de las estaciones del Sistema Automático de Información Hidrológica y los propios pluviómetros de la AEMET.

«La combinación y el monitoreo de estos dos sistemas junto con la red de radares meteorológicos y los modelos numéricos predictivos, por sí mismos deberían servir para dar alertas tempranas en cabecera», señala Regueiro.

«Posiblemente las escasas dimensiones de la cuenca y la rapidez y cantidad de las precipitaciones, impidió predecir el episodio concreto de Tafalla en Navarra, pero sabemos por la geología que se pueden producir, su magnitud y recurrencia, es decir zonas inundables, calados y velocidades», añade.

Inundaciones

Fuente: Pixabay

Alertas en el móvil

Otra de las medidas que sugiere el ICOG es diseñar una aplicación para móvil con el sistema de alertas para proteger a los ciudadanos. «Se podría solicitar a las confederaciones los hidrogramas de crecida o que ellas mismas empleen su sistema de transformación precipitación/escorrentería con modelos numéricos que se usa por ejemplo para las crecidas del eje principal del Ebro», explica.

Esto serviría para anunciar a las personas de una determinada zona de riesgo la inmediatez de una crecida. «Los usuarios de una aplicación móvil podrían recibir la alerta en tiempo real», asegura Regueiro.

Mapas de riesgo obligatorios

Otra de las medidas es hacer que los planes urbanísticos incluyan mapas de riesgo de inundaciones obligatorios a las escalas adecuadas. «Hay que aplicar a rajatabla la imposibilidad de poner en riesgo bienes o personas aun a costa de perder suelo urbano» alerta.

«Los mapas permitirán a los ayuntamientos en riesgo cumplir con la Ley del Suelo e incluir los mapas de riesgos por inundaciones en sus planes de ordenación para evitar que sus ciudadanos tengan, año tras año, que sufrir en sus carnes el resultado de estos eventos», explica el presidente del ICOG.

El Colegio también sugiere adoptar una política de seguros e indemnizaciones que responda al riesgo real así como invertir en medidas naturales de retención de agua en el territorio, «aguas arriba de la zona de peligro de inundación», concluye Manuel Regueiro.

Fuente: Tierra y Tecnología. Colegio Oficial de Geólogos

Etiquetas: , ,