El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no descarta proponer la instalación de un nuevo impuesto a los vehículos diésel porque son más perjudiciales para la calidad del aire que los de gasolina, aunque esto se abordará dentro de una “reflexión más global sobre fiscalidad verde”, según ha manifestado el titular de este departamento, Miguel Arias Cañete.

En rueda de prensa, el ministro aseguró que en estos momentos se está acometiendo un análisis “más amplio” y ha reconocido que hace unos meses el secretario de Estado intercambió posiciones con los consejeros autonómicos sobre “eventuales cambios” en la fiscalidad de los vehículos.

El Gobierno se plantea crear una Fiscalidad Verde. Imagen: http://www.theecologist.org

Sin embargo, ha afirmado que esto se discutirá en el marco de la Comisión Interministerial para el Cambio climático, donde en su momento Medio Ambiente llevará una propuesta “más elaborada que incluye también el impuesto de circulación”.

“En este momento el problema de las emisiones no es el CO2, sino que son los NOX y las partículas. El problema anterior ha cambiado. Ahora tenemos otros que tenemos que atajar”, ha apostillado.

Arias Cañete ha reconocido que su departamento “no es el competente” para poner en medida nuevas medidas de carácter tributario pero ha defendido que sí puede “impulsar el proceso de reflexión ministerial para calibrar la oportunidad de introducir cambios importantes en el sistema tributario”.

En todo caso, ha añadido que este es un tema a estudiar en un momento de escaso crecimiento económico, donde hay que medir muy mucho los esfuerzos adicionales que se piden a los sectores económicos para no agravar los procesos de destrucción de empleo. “Estamos en una reflexión, la vamos a poner encima de la mesa con otros ministerios y esperamos que se pueda avanzar”, ha concluido.

Estrategia en conservación de Biodiversidad y Empleo Verde

En este contexto, el ministro ha presentado el Plan de Actuaciones de la Fundación Biodiversidad para 2012 que, según ha explicado, se centrarán en promocionar el empleo, la economía y conservar los ecosistemas, a través de una gestión de proyectos que suman un importe de 25 millones de euros, es decir, cuatro veces la asignación del Ministerio (6,5 millones de euros).

El ministro, acompañado del secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, y por la directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda, ha destacado que la entidad se configura como un vehículo “solvente y ágil para desarrollar las actuaciones relacionadas con la política del Ministerio, canalizando la participación de la ciudadanía y el tejido empresarial, y como un foro de colaboración e interlocución con la sociedad civil”.

Entre los objetivos de la Fundación, ha destacado que en 2012 se enfrenta al reto de la creación de empleo y la dinamización de la actividad económica en los sectores vinculados con el medio ambiente, “intentando conciliar de esta forma la protección del patrimonio natural con el crecimiento económico”.

Así, se ha referido a los distintos programas de la entidad, como Empleaverde, que está cofinanciado por el Fondo Social Europeo y en cuya convocatoria 2012 se espera aprobar proyectos por valor de hasta 10 millones. Esta edición incorpora por primera vez la posibilidad de que entidades con ánimo de lucro presenten sus iniciativas, una nueva línea de acción dotada con tres millones destinada a proyectos de emprendedores.

Además, ha añadido que en el marco de la Red Emprendeverde de la Fundación, ya con más de 3.000 miembros, se adjudicarán 150.000 euros en premios entre los 200 planes de negocio presentados. También se celebrará un foro de inversión para colaborar con los más de 35 inversores y financiadores que confían en la Red como vehículo para proponerles oportunidades de inversión en negocios verdes.

Las líneas de trabajo se abordarán en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible “Río+20″ que tendrá lugar en Brasil el próximo mes de junio, y donde se sentarán las bases de una economía verde que combine la creación de empleo y riqueza con el desarrollo sostenible.

Igualmente, ha hecho hincapié en otros programas de recuperación de especies amenazadas; la participación en proyectos relacionados con Reservas de Biosfera, Parques Nacionales y otros espacios protegidos.

También ha puesto de ejemplo los proyectos LIFE+ para la conservación del urogallo cantábrico, dando cumplimiento a la Estrategia para la Conservación de esta especie en España y los planes y medidas de conservación autonómicos.

Finalmente, se ha referido a la importancia del trabajo de la Fundación Biodiversidad en la protección del medio marino y su reto de implicar a 4.000 ciudadanos en la conservación del litoral o en los programas Life Indemares, entre otros.

Fuente: http://www.ecoticias.com