El aumento de temperaturas podrá generar en el peor escenario una subida del nivel del mar de hasta 1,5 metros en la Manga del Mar Menor en el próximo siglo, según un nuevo estudio. Esta situación podría agravarse con las tormentas por un incremento de unos 4 metros en la altura media de la ola. Los hoteles y las urbanizaciones a pie de playa quedarían expuestos a graves inundaciones.

Cerca de 200 millones de personas viven en áreas costeras en el mundo y se espera que esta cifra aumente a 600 millones para 2100. Sin embargo, el deshielo de los glaciares y unos océanos más cálidos están provocando un incremento del nivel del mar a escala global de 1,7 milímetros cada año. Playas, humedales costeros y zonas intermareales serán las más afectadas a corto plazo, y la situación no mejorará debido a la concentración urbana en áreas próximas al mar.

En España, el Mar Menor cumple todas las condiciones de vulnerabilidad ante un posible aumento del nivel relativo del mar por su entorno físico, su posición geográfica y, sobre todo, su elevada presión urbanística.

El Mar Menor es muy vulnerable a las inundaciones. / Antonio Martínez-Graña et al.

El Mar Menor es muy vulnerable a las inundaciones. / Antonio Martínez-Graña et al.

La actividad humana relacionada con el turismo de la zona ha aumentado de forma alarmante el grado de exposición del Mar Menor ante una inundación a corto y medio plazo. “Por otro lado, el carácter subsidente (hundimiento vertical del suelo) y la porosidad del sustrato de la zona estudiada también agrava el problema”, aclara a Sinc Antonio Martínez Graña, investigador en el departamento de Geología de la Universidad de Salamanca.

En un estudio publicado en la revista Suistainability los científicos analizaron el riesgo de inundación en la Manga del Mar Menor por la subida del nivel del mar y por otras causas naturales como subsidencia, tormentas y tsunamis a partir de datos históricos y registros sedimentarios antiguos en zonas cercanas.

Aunque el 10% de todos los tsunamis ocurren en el Mediterráneo, no hay un registro histórico o geológico fiable sobre la altura máxima. Por eso, los autores consideran un máximo de ocho metros, que corresponde al máximo tsunami registrado históricamente en la península ibérica, originado por el terremoto de Lisboa en 1755.

Hasta casi seis metros de inundación

Los expertos generaron diferentes escenarios de subida y bajada del nivel relativo del mar para varios períodos de tiempo: 100 años, 500 años y 1.000 años desde la actualidad.

Aunque en los últimos 25 años la subida del mar se ha situado entre 1,2 y 1,5 mm al año, los resultados para los próximos 100 años muestran un alto riesgo de inundación en la playa de la Manga y las áreas costeras del Mar Menor, producido por un aumento del nivel del mar de 1,5 metros y sobre todo por un aumento de hasta 4,1 metros en la altura de la ola producida por las tormentas.

Así, el estudio revela que lo esperado en los escenarios para los próximos 100 años es que el nivel del mar alcance entre los 4,22 y 5,69 metros como consecuencia del incremento en la altura de la ola. “Pero podemos esperar cierta incertidumbre en nuestras predicciones”, subrayan los autores.

En las áreas más pobladas y turísticas el grado de vulnerabilidad es de medio a muy alto. “Existe un alto riesgo de inundación con cualquier aumento del nivel del mar”, indican en el estudio. En las áreas más urbanizadas esto se produce por las características del entorno físico.

“El grado de urbanización en la Manga del Mar Menor ha sido muy alto en los últimos años y el riesgo por inundación costera es importante”, explica Martínez Graña.

Ciudades bajo el agua

Según el índice de vulnerabilidad costera aplicado, los científicos advierten que hay poblaciones particularmente vulnerables como el sur de San Pedro del Pinatar, Santiago de la Ribera (Pedanía de San Javier), parte del aeropuerto de San Javier, Los Alcázares, Playa Honda y algunos de los complejos hoteleros y urbanizaciones del sur y centro de la Manga.

La subida del nivel del mar asociada a situaciones de tormenta será según el trabajo el factor de inundación más probable en las áreas habitadas y podrá provocar graves daños humanos y económicos de forma repentina. “De hecho ya está ocurriendo”, apunta el investigador.

“Los complejos hoteleros y las urbanizaciones situados a pocos metros de la playa están muy expuestos a los eventos de esta naturaleza y su capacidad de reacción es muy limitada”, informan en la investigación. Es precisamente esta urbanización costera la que impide la recuperación natural de la costa tras las tormentas.

Con este mapa de riesgos de inundación, los científicos pretenden minimizar la amenaza en una costa que recibe un gran número de turistas cada año. Esta herramienta ayudaría a identificar los sectores especialmente vulnerables que necesitan medidas estructurales para reducir el impacto del aumento del nivel del mar que se produce por una tendencia natural o por eventos extremos a corto y largo plazo.

Referencia bibliográfica:

Antonio Martínez-Graña et al. “Analysis of Flood Risk Due to Sea Level Rise in the Menor Sea (Murcia, Spain)” Sustainability Marzo de 2018

Fuente: Agencia Sinc

Etiquetas: , , , , , ,