El Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega (Segovia), cumple 40 años. Se trata de un lugar muy especial, no sólo por su gran valor natural, paisajístico y su enorme riqueza biológica, sino por toda su historia desde que fue creado por WWF en 1974 como la primera iniciativa privada de custodia del territorio en España, y por todas las personas y entidades que se han implicado de una u otra forma para defenderlo y protegerlo. Desde entonces, este enclave ha servido de ejemplo e inspiración para la puesta en marcha de múltiples iniciativas de conservación de la naturaleza en nuestro país.

WWF y la WWF trabaja desde 1974 en la conservación del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega, en Segovia, que nació gracias a la iniciativa de Félix Rodríguez de la Fuente, con el objetivo principal de conservar la colonia de buitre leonado. Al poco tiempo de su creación se ampliaron las líneas de trabajo y se convirtió en un marco perfecto para la investigación y seguimiento científico, la puesta en marcha de acciones de mejora y restauración del hábitat y especialmente de fomento de la participación ciudadana en la conservación, a través de actividades de voluntariado y de educación ambiental. Así el Refugio fue escenario de los famosos campamentos de verano del “Club de los Linces”, liderados por el propio Félix. Decenas de miles de personas han pasado por este lugar y han participado en distintas actividades organizadas por WWF para conservar este espacio.

Imagen de previsualización de YouTube

El Refugio también ha servido como laboratorio para la puesta en marcha de proyectos piloto de conservación de especies amenazadas, como el alimoche o los anfibios, y de escenario donde aplicar nuevas fórmulas para conservar los hábitat, como los sistemas de alto valor natural o la custodia fluvial.

Desde el año 2005, el Refugio está enclavado en el Parque Natural de las Hoces del Rio Riaza, con cuyo personal se ha establecido una relación de colaboración en tareas de gestión, vigilancia, el seguimiento de algunas especies presentes en el espacio protegido.

Son muchos los logros alcanzados en estos 40 años de gestión: se ha triplicado la colonia de buitres leonado hasta alcanzar las 544 parejas en 2014, mientras que el alimoche -tras un fuerte descenso a principios de este siglo- se ha estabilizado en 11 parejas reproductoras. A ello ha contribuido el comedero de Rapaces, que ha seguido funcionando de forma ininterrumpida durante estas cuatro décadas, garantizando aportes de comida segura para las aves carroñeras.

Por su parte, la nutria ha ido recolonizando el tramo medio del Río Riaza, al igual que ha hecho el  corzo, cuyas poblaciones siguen aumentando desde hace años.  Asimismo, se han restaurado 25 hectáreas con especies de árboles y arbustos autóctonos y se han creado con éxito 5 puntos de reproducción para anfibios. El Refugio sigue siendo un referente en temas de educación ambiental y participación: en los últimos 15 años más de 12.000 voluntarios y 117 centros escolares han participado en diferentes acciones de conservación y sensibilización.

Felix Rodríguez de la Fuente en Montejo de la Vega. 20minutos.es

Además en los últimos dos años se han puesto en marcha nuevas iniciativas pioneras, como un nuevo programa de Custodia fluvial con la Confederación Hidrográfica del Duero con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, que ha permitido derribar un azud en desuso. También ha comenzado una campaña de retirada de especies exóticas invasoras como galápagos de florida  (38 ejemplares retirados) o almejas asiática (1.000 ejemplares).

Otra iniciativa destacable es el comienzo de actividades relacionadas con el mantenimiento de Sistemas de Alto Valor Natural, que incluyen la organización de distintos talleres de formación sobre aprovechamiento de especies aromáticas, apicultura, buenas prácticas en secano, la puesta en marcha de buenas prácticas en fincas piloto de dos agricultores o la instalación de 19 cajas nido de rapaces para el control biológico de las poblaciones de topillo campesino.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, declara: ‘Cumplir 40 años ininterrumpidos de gestión de un espacio natural por parte de una ONG supone ya todo un éxito; si además esta gestión se ve acompañada de logros en conservación, alcanzados con el apoyo y la participación de mucha gente, la satisfacción es mucho mayor. Seguimos llenos de ilusiones, dispuestos a afrontar nuevos retos, para que este sueño, iniciado por Felix Rodriguez de la Fuente, perdure, al menos, otros 40 años más”.

En pocos lugares del mundo existe un conocimiento tan detallado sobre su biodiversidad como en el Refugio, gracias al trabajo de entidades como WWF que realiza desde hace años seguimiento de la colonia de buitres, de la población de alimoche y de especies cinegéticas o de la nutria, y sobre todo del Fondo para el Refugio de las Hoces del Río Riaza, que organiza anualmente el censo de vertebrados y que recopila minuciosamente desde hace 40 años todas las observaciones y la información publicada sobre todas las especies del Refugio y su entorno, entre otras actividades.

Este año, con motivo del 40 aniversario de la creación del Refugio, WWF tiene previsto realizar una serie de actividades tanto de conservación como de celebración y de participación, como jornadas de puertas abiertas, plantaciones, censos de especies, entre otras, en las que quiere implicar especialmente a la población local, así como a las personas y entidades que han participado activamente en su gestión, como agradecimiento a su apoyo durante todos estos años.

Por último, y coincidiendo con este aniversario, WWF evaluará los resultados conseguidos en estos años y elaborará, con la participación de expertos y de la población local, un nuevo plan de gestión para el Refugio para los próximos años, con la intención de que este emblemático espacio natural siga siendo un referente en la conservación de la naturaleza.

Fuente: WWF