España está a la cabeza de Europa en reutilización de agua residual, con algo más del 10 por ciento, frente a la media europea, que se sitúa en el 2,4 por ciento y son Murcia, la Comunidad Valenciana y Baleares las que tiran del carro en el conjunto del país, según datos de la Cátedra Aquae de Economía del Agua, impulsada por Fundación Aquae y la UNED.

El objetivo de esta estadística es completar el panel de indicadores para reutilización del agua de la Estrategia Española de Economía Circular aprobada por el Gobierno en 2017.

El agua en la economía circular: Un análisis del estado de la cuestión a partir de indicadores

Fuente: Fundación Aquae

Así, la Cátedra Aquae ha establecido cinco tipos de indicadores para medir la economía circular del agua en España y evalúa el estado actual, la evolución de los últimos años y las posibilidades de mejora de la economía para lograr que sea circular, sostenible y competitiva en 2030.

La directora de la Cátedra Aquae, Amelia Pérez Zabaleta, ha explicado que el análisis mide el papel del agua en la economía circular, un aspecto al que considera que no se había prestado “mucha atención hasta la fecha”, a pesar de que este modelo de economía está en el centro de la agenda política nacional e internacional, como muestran el Plan de Acción de la Unión Europea para la Economía Circular (2015) y la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), impulsada en 2017.

La EEEC establece sucesivos planes de acción, a corto y medio plazo, centrados en la producción, el consumo, la gestión de residuos, las materias primas secundarias y la reutilización del agua, con el objetivo de conseguir que la economía circular sea una realidad en España en 2030.

En concreto, para evaluar las acciones se han identificado a partir de estadísticas oficiales, una serie de indicadores para los distintos ejes de actuación.

“Llama la atención el hecho de que para la reutilización del agua en la EEEC solo se haya incluido un indicador (volumen anual de agua reutilizada), algo que puede explicarse, en parte, por la falta de datos disponibles al respecto. Precisamente para contribuir a paliar esta falta de indicadores hemos realizado este trabajo”, subraya Pérez Zabaleta.

El estudio ha sido elaborado en el marco del grupo de trabajo ‘Agua y Economía Circular’ del último Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA), que establece distintos indicadores de captación; de abastecimiento; de uso de agua; de saneamiento y reutilización e indicadores de estado ambiental.

De acuerdo con los indicadores de saneamiento y reutilización, el trabajo concluye que en 2014, el 10,74 por ciento del agua tratada en las más de 2.000 Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) que hay en España se regeneró para su posterior reutilización en la agricultura (62%), el riego de zonas verdes (20%) o la industria (7%).

Por ámbito geográfico, la Comunidad Valenciana (59%), Murcia (50%) y Baleares (45%) son las regiones donde mayor porcentaje de agua tratada se reutilizó en 2014.

La directora de la Cátedra Aquae, ha subrayado que ese dato sitúa a España a la cabeza en materia de reutilización de aguas residuales ya que en Europa la media se sitúa en un 2,4 por ciento.

Además, los indicadores de uso del agua revelan que, en general, los usuarios han realizado “importantes esfuerzos” para mejorar su eficiencia en el uso del agua. Así, las empresas redujeron su intensidad en el uso del agua en un 40 por ciento en 2000-2014.

A estas le siguen los hogares, que disminuyeron el uso de agua por persona en más de un 20 por ciento, hasta alcanzar los 132 litros por habitante y día (2014). Por el contrario, los usuarios agrícolas son los que han realizado un menor esfuerzo ya que los datos de 2000 y 2014 son prácticamente iguales.

En cuanto al indicador de captación, el 70 por ciento del agua captada en España se destinó a la agricultura; el 17 por ciento al agua urbana y del agua captada directamente por las empresas, que utilizan sus instalaciones y equipamientos, el 13 por ciento.

Así, del total del agua captada en España, solo el 17 por ciento es tratada y potabilizada para su posterior uso; mientras que el 83 por ciento restante es captada por los propios usuarios (agrícolas e industriales).

El estudio valora que este porcentaje presenta una evidencia “muy positiva” en la relación agua-economía circular, ya que esta agua se utiliza habitualmente para usos que no requieren una elevada calidad, evitando así tratamientos del agua innecesarios y pudiendo reservar las aguas de mayor calidad para aquellos usos que así lo requieran.

Asimismo, Pérez Zabaleta destaca que dado que en estos casos el punto de uso y de captación suelen estar muy próximos, “se evitan importantes costes de transporte, que habitualmente suponen un elevado consumo energético”.

Respecto a la evolución de esta captación de agua, se ha observado una tendencia decreciente, especialmente en la captación de agua para riego agrícola (-11%), seguida de la captación realizada directamente por las empresas (-10%) y de la captación para el suministro de las redes públicas (-7%).

Por otro lado, el trabajo analiza también el estado ambiental de las masas de agua y concluye que el 54,8 por ciento de las masas de agua superficiales en España ha alcanzado el buen estado ecológico, un 14,8 por ciento más que la media europea (según el informe europeo WISE Water Framework Directive de 2018).

En cuanto a las masas de agua subterráneas, el 81,5 por ciento están en buen estado cuantitativo en nuestro país. Sin embargo, el estado químico de estas masas (el 69,1% están en buen estado cualitativo) es muy inferior al estado de las masas superficiales (el 87,4% están en buen estado).

Estos resultados muestran que aún hay importantes avances que hacer para lograr el buen estado de las masas de agua, especialmente en la mejora cuantitativa de las masas superficiales, sobre todo en las cuencas del Duero, el Guadiana y el Júcar, que son las que tienen un mayor porcentaje de masas que no alcanzan el buen estado.

“También hay que mejorar el estado cualitativo de las masas subterráneas, sobre todo en las cuencas del Guadiana y las cuencas mediterráneas andaluzas, que presentan un menor porcentaje de masas en buen estado químico”, concluye Amelia Pérez Zabaleta.

Descargar el estudio:

Formato: pdf - Tamaño: 643,09 kB

Fuente: La Vanguardia

Etiquetas: , , , , , , , ,