Un estudio publicado en la revista Journal of Applied Ecology insta a la Unión Europea a incluir de forma urgente en el listado de Especies Exóticas Invasoras a un total de 207 especies prioritarias antes de la Unión Europea antes de 2020, para evitar este problema que supone un coste a los Veintiocho de al menos 12.500 millones de euros anuales.

Visón. Pixabay

El informe ‘Lista de Especies Exóticas Invasoras preocupantes para la Unión Europea’ recuerda que en la actualidad hay 49 especies reconocidas en este listado y reconoce los avances en el “control de esta amenaza” que supone la pérdida de diversidad desde la publicación del Reglamento 1143/2014 sobre la prevención y gestión de la introducción y propagación de Especies Exóticas Invasoras (EEI) de la Unión Europea (UE).

En el estudio, en el que han participado investigadores españoles y representantes de varios socios de BirdLife Europea, se reclama como perentorio que los avances sean “más ágiles” y que la actual lista que reconoce la UE se amplíe a 207 especies nuevas hasta el 2020.

En este contexto, SEO/BirdLife reclama una acción paneuropea coordinada porque una vez que llegan a Europa, las EEI atraviesan fácilmente las fronteras.

Además de las 207 especies propuestas para su inclusión, subraya que para prevenir o revertir su impacto en la biodiversidad, otras 336 especies han sido también identificadas para una segunda fase (para 2025) y otras 357 especies para su evaluación en 2030.

Asimismo, expone que de las 12.000 especies presentes en Europa y que se consideran exóticas, se calcula que en torno al 10 o el 15 por ciento son especies exóticas invasoras (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe).

Así, de las 1.323 especies analizadas, los autores consideran que 900 cumplen con los criterios para incorporarse al listado comunitario. De ellas, 207 son, a su juicio, de inclusión prioritaria y deberían formar parte de la lista antes de 2020.

De estas 207 especies, figuran algunas como la planta lantana o “bandera española” (Lantana cámara); el eucalipto blanco o común (Eucalyptus globulus); el eucalipto rojo (E. camaldulensis); el visón americano (Neovison vison); la gambusia (Gambusia holbrooki); el miná o mainate (Acridotheres tristis); o la serpiente rey (Lampropeltis getula).

La importancia de incluir estas especies en los listados se debe a que su clasificación como EEI implica la prohibición de su posesión y comercio en el conjunto de la UE en todas las circunstancias excepto en las más excepcionales. Sin embargo, hasta el momento, la inclusión de especies en la lista no se ha hecho de manera estratégica.

El documento refleja que España cuenta “con una de las legislaciones más avanzadas” en la materia y que la UE está empezando a liderar una nueva legislación que contribuya a controlar la amenaza que suponen las especies exóticas invasoras. Sin embargo, la ambiciosa legislación corre el riesgo de verse socavada si la actual lista de las EEI preocupantes permanece estancada como hasta ahora.

Para el responsable de especies amenazadas de SEO/BirdLife, Nicolás López, es “fundamental aplicar el principio de precaución” según el Reglamento 1143/2014 para mitigar un problema cada vez más difícil de controlar a consecuencia del cambio climático y al intercambio comercial de especies.

En realidad, la mayoría de las especies exóticas son inofensivas porque no llegan a establecerse ni a prosperar en su nuevo ambiente y sin embargo, una minoría significativa provoca graves daños a la economía y al medio ambiente.

Esta minoría son las denominadas EEI y cuestan a la UE al menos 12.500 millones de euros anuales y tienen impactos devastadores en la flora y fauna autóctona porque compiten con especies nativas por el alimento y por el espacio y son uno de los principales factores de extinción y pérdida de biodiversidad.

Fuente: Cuatro

Etiquetas: , ,