El Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, destacó ayer en el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, celebrado en Almonte (Huelva), los beneficios para este emblemático Parque Nacional del Plan Hidrológico del Guadalquivir, recientemente aprobado por el Consejo de Ministros.

Ramos explicó a los medios de comunicación asistentes que “el principal objetivo de este Ministerio es la conservación del Medio Ambiente y, en consecuencia, de este espacio que es Doñana, y el Plan Hidrológico del Guadalquivir contempla diversas e importantes medidas para incrementar la protección del Parque Nacional, promoviendo un ahorro de agua e imponiendo limitaciones en las dotaciones para los riegos y el abastecimiento, lo que supondrá un beneficio claro para Doñana”.

El Secretario de Estado señaló que el texto del Plan, además,limita la sobreexplotación del acuífero Almonte-Marismas, “y establece diversas medidas más para reforzar la protección del Parque Nacional de Doñana”.

Ramos se mostró sorprendido ante las críticas recibidas por “no haber esperado” al Consejo de Participación de Doñana para aprobar el Plan Hidrológico. “Conviene recordar que este Plan ha estado abierto a consulta pública durante cuatro años, nada menos, un tiempo en el que el Consejo no se ha pronunciado teniendo esa oportunidad; en estos cuatro años se presentaron cerca de medio millar de alegaciones, ni una sola del Consejo de Participación”.

El Secretario de Estado ha pedido al Consejo de Participación de Doñana “su colaboración”, con el Plan Hidrológico ya aprobado, y les ha emplazado a presentar alegaciones, si así lo consideran, en la segunda fase de planificación hidrológica.

Plan ampliamente negociado y con gran participación

El Plan Hidrológico llegó al Consejo de Ministros tras un amplio proceso participativo: hasta su aprobación, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir  estuvo en permanente contacto con todas las administraciones implicadas así como con expertos, asociaciones, empresarios, regantes, ecologistas, sector energético y sociedad civil, lo que tradujo en que el proyecto del Plan contase con un importante consenso que permitió su aprobación, por los diferentes órganos competentes, con amplias mayorías.

Ramos ha negado “precipitación ninguna” para aprobar este Plan Hidrológico, y ha recordado que España debió presentar todos sus planes hidrológicos en 2009, “lo que no se hizo, de hecho nos encontramos con un solo plan aprobado, lo que nos obliga a enfrentarnos ahora a sanciones de la Unión Europea y a que el actual Ejecutivo trabaje a marchas forzadas para concluir la primera fase de la planificación hidrológica este año”.

Federico Ramos en el Consejo de Doñana. MAGRAMA

El Secretario de Estado también ha puesto en valor la gestión de la cuenca hidrográfica del Guadalquivir por parte del Estado, a través de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, tras la recuperación de las competencias.

“Se está llevando a cabo una etapa más fructífera y rigurosa, porque “estamos convencidos de la necesidad de establecer una política de aguas coherente y cohesionada, que posibilite una gestión del agua eficaz y coordinada y en la que se preserve, como principio fundamental, la unidad de cuenca”.

Dragado del Guadalquivir

Respecto al dragado de profundización del Guadalquivir, Ramos ha precisado que se trata de un proyecto que cuenta con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), de 2003.

Ha avanzado que el Ministerio ha pedido ya un informe al Servicio Jurídico del Estado para conocer si esa DIA de 2003 sigue vigente. Ha explicado, además, que “está pendiente que el Ministerio reciba el proyecto definitivo sobre el dragado, con las condiciones que se impusieron en su día al Puerto de Sevilla, para realizar el análisis”.

En este sentido, Ramos ha aclarado que el Ministerio “no se está manifestando ni a favor ni en contra (del dragado), sino que simplemente lo que ha dicho es que cualquier actuación tendrá un primer objetivo que es la conservación del entorno de Doñana” y que “sin una garantía absoluta para este espacio no habrá lugar a este proyecto”.

Asimismo, el Secretario de Estado ha apuntado a una modernización de los regadíos del entorno y que permita desvincular el cultivo del arroz del estuario para que haya una menor presión sobre el agua de la zona.

Bajo estas dos premisas, según ha subrayado Ramos, se podrá analizar el proyecto del dragado, “con rigor y con la seriedad con la que nos tomamos todos los procedimientos administrativos que afectan a nuestro Ministerio”.

“Si existe una nueva tecnología o posibilidades de llevar a cabo el proyecto con todas las garantías para el espacio protegido y los cultivos del entorno se estudiará. El Ministerio lo que intenta es resolver lo más ajustado a Derecho y  buscando la mejor solución para una situación en la que hay intereses contrapuestos: del espacio protegido, de los agricultores del arroz y del Puerto de Sevilla”, ha concluido el Secretario de Estado.

Respecto a los proyectos de Gas Natural en el entorno de Doñana, Ramos ha subrayado que el objetivo del Ministerio es resolver de manera técnica expedientes pendientes desde hace muchos años. “Debemos ser eficaces y dar respuestas a las situaciones porque es dar respuesta a los ciudadanos”, ha concluido el Secretario de Estado.

Fuente: MAGRAMA

Etiquetas: , , , , ,