En España falta una política energética de Estado. Cada partido político tiene su propio enfoque respecto a esta cuestión estratégica e, incluso, hasta los gobiernos cambian de directrices a mitad de legislatura. Este crítico análisis no lo hacen sólo los ecologistas, sino los propios responsables políticos, que suelen acusarse unos a otros de no tener “unmodelo energético para el país”.

Greenpeace interviene ahora en ese panorama presentando un amplio informe, titulado Energía 3.0, en el que defiende que es posible llegar a un suministro 100% renovable empleando medidas de eficiencia y tecnologías que ya existen. “Un modelo energético que combina eficiencia, inteligencia, electrificación, integración de todos los sectores energéticos y un suministro 100% renovable es técnicamente viable, más barato, más limpio y ocuparía menos territorio”, afirmó José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Energía de la organización ecologista al presentar en Madrid el estudio.

“La propuesta no es futurista sino técnica y económicamente posible”, remachó la directora ejecutiva de Greenpeace, Miren Guitérrez. “Por ello no hay que vivir resignado a las amenazas del cambio climático, las mareas negras o lo nuclear”, añadió. Para corroborar que las soluciones “existen ya”, la organización convocó a los medios en el  edificio Ecobox, sede la Fundación Metrópoli y que es una construcción bioclimática construida hace una década y que mantiene sus sistemas de calefacción y refrigeración con energías renovables y con cero emisiones. Un modelo de autobús híbrido eléctrico Tata trasladó a los ponentes.

El informe completo, dirigido por el doctor en Ingeniería Xavier García Casals, está disponible en en este enlace. El trabajo continúa la línea de trabajos anteriores de Greenpeace como fueron el informe Renovables 2050 Renovables 100% presentados en 2009 y en 2007 y elaborados en colaboración con el Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad de Comillas.

Según el informe Energía 3.0 gracias a la eficiencia, la demanda de energía de la España peninsular se reduciría en 2050 en un 55%respecto a 2007 y en un 72% respecto a la tendencia actual. Además, el modelo propuesto en el informe Energía 3.0 permitiría alcanzar emisiones cero en España hacia mitad de siglo, mientras el sistema energético actual aumentaría las emisiones en más del 24%, defiende Greenpeace.

Según afirmó José Luis García Ortega, si se siguieran las directrices del modelo Energía 3.0, en 2050 el sistema energético en España costaría un 91% menos de lo que costaría seguir con el sistema actual. El ahorro económico total de aquí a 2050 sería de más de 200.000 millones de euros al año en promedio, una cantidad 10 veces superior al déficit español de petróleo y derivados.

Edificio Ecobox, ejemplo de construcción autosuficiente. Foto: construible.es

Entre las medidas necesarias para alcanzar esos objetivos Greenpeace señala: “Integrar en el sistema energético la edificación y un sistema de transporte inteligente; evolucionar desde una economía dependiente de la venta de productos a una basada en la prestación de servicios; eliminar todas las subvenciones a las energías sucias e ineficientes e internalizar los costes externos; establecer un marco jurídico definido, previsible y estable, con rango de ley, para las energías renovables y la eficiencia energética y, por último, integrar plenamente la demanda en la operación del sistema.

Reto a los políticos

La presentación del informe va seguida de una apelación a los políticos para que “se mojen” y expresen sus planes y más teniendo en cuenta la inminencia de las elecciones generales. Así, Greenpeace ha organizado una jornada técnica el próximo 11 de octubre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para debatir con expertos el modelo energético para el país y ha cursado invitación a las fuerzas políticas para que envíen representantes que se sienten a la mesa y compartan sus ideas y visiones con la sociedad.

Además, Greenpeace hace una petición directa a los partidos que se presentan a las elecciones para que se comprometan a fijar los siguientes objetivos para no más tarde de 2050: lograr un suministro del 100% de la demanda de energía final total con energías renovables; reducir la demanda de energía final en un 55% respecto a 2007 y reducir las emisiones a un ritmo que sitúe a España en la trayectoria para alcanzar niveles cero de emisiones en el sector energético.

Como parte de su campaña, Greenpeace ha publicado también un informe alternativo, con su propio sitio web, en el que recopila y critica con acidez las posturas contrarias al cambio de modelo energético de los representantes políticos. Además de un vídeo incluye una amplia recopilación de declaraciones realizadas por los candidatos popular y socialista Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba o el ministro de Industria Miguel Sebastián, que a juicio de Greenpeace, no están por la labor de cambiar las cosas.

“Se habla mucho de lo que se gasta en renovables, pero no se dice nada de lo que se destina a subvencionar el carbón o comprar gas y petróleo fuera. Estaríamos mucho más avanzados si el Ministerio de Industria no hubiera actuado para frenar la expansión de las renovables. Los político sestán por la labor de que nada cambie y hacen políticas pensadas para beneficiar a las grandes empresas”, concluyó José Luis García Ortega.

Fuente: http://www.elmundo.es

Etiquetas: , , , , , , , , , ,