El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con motivo de la celebración este domingo del Día Mundial del Turismo, destaca la importancia de este sector y apuesta por la promoción de un turismo de naturaleza sostenible como valor añadido de la oferta turística para aunar la conservación del medio natural y contribuir a la mejora de las condiciones socioeconómicas de las poblaciones rurales.

Para ello, junto con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ha puesto en marcha el Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad 2014-2020, una propuesta innovadora para integrar los objetivos de conservación en la política de turismo e impulsar la puesta en valor de la Red Natura 2000, el mayor conjunto de espacios protegidos del mundo, al que España aporta un 27% de su territorio.

El Plan Sectorial constata el potencial de la Red Natura 2000 para implantar modelos de turismo de naturaleza sostenible y busca impulsar que este sector turístico contribuya a la conservación de sus valores naturales.

Así, la puesta en valor de la Red Natura 2000 para actividades de turismo de naturaleza sostenible  constituye el eje del Plan Sectorial. Con este Plan, se pretende, además, dar visibilidad a la Red Natura 2000 e impulsar un sector económico relevante como fuente de ingresos y de empleo verde.

Se evita, por medio del impulso de buenas prácticas para diferentes modalidades, que las actividades turísticas supongan una amenaza para la biodiversidad, estableciendo vínculos con el sector privado, convirtiéndolo así en un aliado para su  conservación.

Turismo sostenible

En España, el progresivo interés de los viajeros por experimentar un turismo diferente ha impulsado en estos últimos años la práctica de un turismo  de naturaleza. Las pernoctaciones anuales asociadas al turismo de naturaleza ascienden a 35 millones, mientras que más de 500.000 turistas extranjeros eligen nuestro país como destino de turismo de montaña.

En este sentido, se estima que este tipo de turismo es el que más crece anualmente, suponiendo el 15% del movimiento mundial de viajeros. Según The International Ecotourism Society, solo en Europa, el 20% de los turistas escoge destinos verdes y el 10% planifica su viaje de manera sostenible.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad, ha intensificado sus esfuerzos para fomentar esta modalidad de turismo, aprovechando sus potencialidades como sólido soporte de la protección de la biodiversidad y el medio natural.

Imagen: http://www.rumboapicos.com/

Para ello, se financian proyectos que integran la protección de especies con el desarrollo del turismo verde, creando puntos de unión con los diversos actores involucrados, como son los propietarios de tierras, las redes de custodia del territorio o las propias empresas de este sector turístico.

Buenas prácticas turísticas

Uno de los proyectos más ambiciosos en este sentido es “Custodia del territorio y ecoturismo sostenible en la Red Natura 2000″. Esta iniciativa, desarrollada en la Serra de Tramuntana (Mallorca), ha llevado a cabo una labor de asesoramiento a los agroturismos de la Red de Custodia del Territorio para la puesta en marcha de una oferta basada en el respeto al medio natural.

Entre sus objetivos también ha estado la obtención de compromisos por parte los propietarios de fincas para desarrollar buenas prácticas que mejoren su producto turístico conservando el entorno.

Otro de los proyectos más relevantes, “Conservación de humedales a través de una red internacional de turismo sostenible: La Ruta de los Ánsares” busca la protección del medio ambiente a través de la creación de una ruta turística de gran interés ornitológico y paisajístico. Un itinerario que sigue la migración de los ánsares a través de los humedales españoles hasta su última parada en Doñana.

Destacan también iniciativas que buscan desarrollar el turismo verde como medida de apoyo a la conservación de diversas especies animales. Es el caso de una de las acciones de apoyo emprendidas en torno al proyecto LIFE+ Red Quebrantahuesos, en la que se ha usado el este tipo de turismo como método para difundir la participación en la conservación de la biodiversidad.

Asimismo, se han acometido acciones que buscan mejorar la calidad ambiental  y ayudar a los alojamientos rurales a incrementar su sostenibilidad mediante el cálculo de su huella de carbono. Se pretende así, expresar sus indicadores en unidades funcionales (noche, persona, año) creando una metodología estándar aplicable a este subsector.

La ayuda a las empresas que se desarrollan en este entorno se potencia con el proyecto “Fomento de la emprendeduría social en la economía verde de la custodia del territorio”, en el que se incrementa el vínculo entre la conservación del territorio y la biodiversidad a través de la producción de bienes y servicios agrarios y rurales. Servicios entre los que se cuenta el turismo verde y que se dirigen a espacios de alto valor natural ubicados en zonas donde se puede generar reequilibrio territorial, fuente de riqueza y competitividad en el medio rural.

Fuente: MAGRAMA

Etiquetas: , ,