Los residuos se eliminan mediante incineración, obteniendo energía, el resto son escorias y cenizas. En la incineradora de Valdemingómez nunca se habían tratado residuos hospitalarios.

Vertedero_de_Valdemingómez

Vertedero de Valdemingómez / Fuente: IES Manuel García

La incineradora de Valdemigómez lleva destruidas más de 90 toneladas de residuos sanitarios del 6 al 10 de abril, en plena crisis por el Covid-19, han informado fuentes municipales a Europa Press, quienes han precisado que “los residuos se eliminan mediante incineración, es decir se queman obteniendo energía, el resto son escorias y cenizas”. Así, por cada 100 toneladas de residuos que se incineran los restos de cenizas y escorias inertes representan entre el 10 por ciento y el 15 por ciento del total.

La Comunidad de Madrid autorizó a principios de abril a la Planta de Tratamiento de Valdemingómez como centro para eliminar temporalmente residuos sanitarios generados por el coronavirus, ante el “incremento exponencial” de los mismos a causa de la pandemia. Durante el periodo de prueba, según han explicado a Europa Press fuentes del Ejecutivo autonómico, se destruyeron 11 toneladas de residuos sanitarios.

En la incineradora de Valdemingómez nunca se habían tratado residuos hospitalarios. Los residuos generados durante la crisis de las ‘vacas locas’ fueron coincinerados en hornos de cementeras. Pero en esta etapa las cementeras están en muchos casos paradas y la forma de alimentación de los hornos presentaba “mayores dificultades que las incineradoras de residuos municipales para los residuos sanitarios”, por ello se ha optado preferentemente por la incineración en incineradoras de residuos municipales.

Recogida de residuos en los hospitales

Los residuos sanitarios propios y específicos de los hospitales son separados en los centros sanitarios distinguiendo fundamentalmente los residuos similares a los domésticos que no tienen naturaleza hospitalaria, y en residuos propiamente sanitarios específicos de estos centros.

Estos últimos son recogidos por empresas autorizadas contratadas por los propios hospitales. Una vez generados y separados los residuos, los similares a los urbanos o domésticos son recogidos por el servicio de recogida del Ayuntamiento. Por ello, el Consistorio ha establecido rutas específicas para atender mejor las necesidades de los hospitales, hoteles medicalizados y residencias de ancianos, cuyos residuos se están incrementando en esta etapa.

Los residuos sanitarios Clase III son recogidos por transportistas contratados al efecto por los centros productores o las empresas gestoras de dichos residuos, que los transportan a instalaciones especializadas en el tratamiento de estos residuos. Se tratan en plantas en las que se someten a un tratamiento de esterilización en autoclave, trituración y compactación, y se llevan después a vertedero.

Cuando llegan a la incineradora

Los residuos llegan a la incineradora de Las Lomas del Parque Tecnológico de Valdemingómez en bolsas cerradas que se depositan en un foso independiente (del resto de residuos que son municipales), desde el cual con un pulpo se alimenta el horno en el que se queman los residuos a más de 900 grados centígrados. El residuo que se introduce en los hornos actúa como un combustible que genera calor. Esta energía se recupera mediante una caldera que convierte ese calor en vapor de agua a presión, y una turbina lo transforma en energía eléctrica. Con esta energía se alimenta la propia planta y el excedente se transmite a la red eléctrica. En total se obtienen al año unos 220.000 megavatios hora.

Medidas de seguridad

La instalación cuenta con un sistema de depuración de gases provisto de ciclones, filtros y eficientes catalizadores, que permiten reducir la emisión de gases a la atmósfera hasta valores “muy por debajo” de los límites legales exigibles.

Además de estas medidas de carácter general que se encuentran operativas siempre durante el funcionamiento de la incineradora, con motivo del tratamiento de los residuos sanitarios se han establecido medidas específicas de seguridad como la utilización de los equipos apropiados de protección para el tratamiento de estos residuos.

Por su parte, los residuos sanitarios son tratados “únicamente” en una de las tres líneas de incineración para minimizar los elementos que entran en contacto con estos residuos, y durante un horario limitado durante determinadas (3-4) horas al día.

Fuente: La Razón. Europa Press

Etiquetas: ,