Las negociaciones para conseguir un nuevo acuerdo de protección de los océanos comenzarán en septiembre de 2018 y durarán en principio hasta la primera mitad de 2020, según un comunicado de High Seas Alliance (Alianza para la Alta Mar) que se ha felicitado por la puesta en marcha de esta iniciativa.

Fuente: Pixabay

La Alianza para la Alta Mar (HSA, por sus siglas en inglés) es una coalición de 35 organizaciones no gubernamentales cuyo objetivo es facilitar la cooperación internacional para mejorar la gobernanza en este área que representa dos terceras partes del océano y casi la mitad del planeta.

El pasado 24 de diciembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución por la que acordaba abrir negociaciones formales con vistas a la adopción de una nueva convención de protección sobre el océano, que permita preservar la diversidad biológica en zonas que actualmente se encuentran fuera de las respectivas jurisdicciones nacionales de los países costeros.

La resolución fue coordinada por los gobiernos de México y Nueva Zelanda y fue adoptada, de acuerdo con el comunicado, con al menos 140 copatrocinadores gubernamentales en la Asamblea General, lo que supone “un fuerte mensaje de apoyo” al proyecto.

La directora de la HSA, Peggy Kalas, ha indicado que de todas formas las negociaciones para sacar adelante el tratado “serán duras, aunque hay muchos países defensores de la alta mar que han trabajado duro para llevarnos hasta este punto” y que “continuarán presionando para conseguir un acuerdo sólido y significativo”.

El convenio es, a su juicio, muy necesario teniendo en cuenta el “papel fundamental” de la alta mar en distintas capacidades ecosistémicas para garantizar “el funcionamiento del océano, la atmósfera, el clima y las zonas terrestres”.

Kalas ha recordado que en la actualidad “ni la vida que alberga ni su capacidad de llevar a cabo todas estas funciones” están protegidas por la legislación pero confía en que la situación cambiará tras el futuro acuerdo.

Fuente: EFE

Etiquetas: , ,