El sector del mecenazgo científico en España tiene un largo camino por recorrer, sobre todo si se compara con lo que ocurre en países como Reino Unido y EE UU donde este tipo de iniciativas tienen gran arraigo.

Según explica a Sinc Daniel Oliver, presidente de la Asociación Española de Crowdfunding (AEC), en España “aún hay muy pocas plataformas dedicadas exclusivamente a la financiación ciudadana de proyectos científicos. Es un sector que está aún en pañales”.

Oliver cita algunas de estas iniciativas como ILoveScienceVorticexSafari Crowdfunding Funds for Research. “En general –agrega– las plataformas españolas trabajan con el modelo de recompensa”, es decir, los donantes reciben retribuciones en forma de fotografías, camisetas, gorras, excursiones, etc., a cambio de sus aportaciones.

Sin embargo, en el caso de Safari Crowdfunding, por ejemplo, “utilizan un modelo mixto de recompensa e inversión o equity: aquel que financia iniciativas empresariales a cambio de acciones u otros beneficios futuros”, indica este directivo.

Oliver también está al frente de un proyecto que opera en el ámbito de crowdfunding de equity, llamado iproteos, que ha logrado recaudar 80.000 euros desde su lanzamiento en febrero para proyectos de biotecnología.

Las plataformas de ‘crowdfuding’ españolas recaudaron un total de 19 millones de euros en 2013 en todos los sectores

En una encuesta, publicada por la AEC, se indica que el total de las plataformas españolas recaudaron unos 19 millones de euros en 2013, aunque no se concreta a qué sectores fueron a parar. Hasta el momento, el crowdfunding de inversión es el que más dinero está consiguiendo, según esta asociación.

En este panorama, la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (Fecyt) ha lanzado Precipita, la primera plataforma de crowdfunding para proyectos científicos de carácter público en España.

Captación de fondos privados

La secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha señalado a Sinc que el el objetivo principal de esta iniciativa “es abrir otra puerta a la financiación privada de la ciencia”. En su opinión, “hay que favorecer la captación de fondos privados a través de donaciones y mecenazgo, como ocurre en otros países como Estados Unidos, Reino Unido o Italia, donde las cantidades que se consiguen por esta vía son bastante importantes”.

Vela reconoce que no va a ser fácil, ya que está todo por hacer. “La ciencia española cuenta con ayudas de algunas grandes empresas y fundaciones. Sin embargo, el micromecenazgo no está implantado, y de alguna manera hay que empezar. Debemos cambiar la mentalidad respecto a la I+D+I en muchos sentidos, y este es uno de ellos”, destaca.

Por su parte, José Ignacio Fernández Vera, director general de Fecyt, cree que el papel de Precipita no solo es lograr financiación colectiva para proyectos científicos, sino que “también funcionará como punto de encuentro entre los científicos y la sociedad”.

Según el responsable, la función de Precipita va a enlazar muy bien con la labor de Fecyt, cuya misión es acercar la ciencia y el trabajo de los investigadores a la sociedad.

Según la secretaria de estado de I+D+i, el objetivo de Precipita es “abrir otra puerta a la financiación privada de la ciencia”

Acercamiento de la ciencia a la sociedad

Fernández Vera se nuestra convencido que esta plataforma decrowdfunding aportará mayor visibilidad a la ciencia entre la ciudadanía. “Para los científicos y centros de investigación será una excelente oportunidad de mostrar a la sociedad lo que se hace en sus laboratorios y qué resultados y beneficios concretos aporta la ciencia a la vida cotidiana”, subraya.

Respecto al funcionamiento de la nueva plataforma, el director señala que se ha querido que sea “lo más sencillo y transparente para los ciudadanos”.

“Los científicos –añade– podrán subir sus iniciativas, que estarán visibles en la web de Precipita 90 días. Cada proyecto podrá solicitar 25.000 euros como máximo y debe establecer un objetivo mínimo de financiación. Si no se llega al mínimo, se devolverá el dinero al donante”.

Además, los investigadores podrán establecer recompensas tangibles a las aportaciones (un objeto, una publicación, etc.) o intangibles, como visitas al centro de investigación, invitación a conferencias… Anualmente se publicarán unos 45 proyectos, lo que, según Fernández Vera, “permitirá hacer un seguimiento y un apoyo personalizado”.

En la web de Precipita se ha querido presentar cada proyecto de forma escueta y esquemática y se tratará de responder a todas las preguntas y dudas que les puedan surgir a los ciudadanos, subraya.

La iniciativa servirá para impulsar el micromecenazgo y lograr una mayor visibilidad a la ciencia entre la ciudananía, dice Fernández Vera

Hasta ahora, hay doce proyectos publicados en la plataforma y diez en cartera con los que se está empezando a trabajar. Las áreas a las que pertenecen son: medicina, biología, agricultura, ciencias de la tierra, física, química, matemáticas, computación y espacio.

No sustituye a la financiación pública

Entre estas iniciativas, destaca un método de diagnóstico precoz del VIH en bebés, un sistema de detección del cáncer cerebral más común y dañino, liderado por Jorge Martínez-Torrecuadra del Centro Nacional de investigaciones Oncológicas (CNIO), y un videojuego para estimulación cognitiva.

El director general de Fecyt quiere dejar claro que la nueva plataforma no pretende sustituir la financiación pública de proyectos de investigación. “Sería ridículo, cualquier investigador se reirá si creemos que con recaudaciones de 25.000 euros como máximo se pueden sustituir los fondos públicos”.

Precipita –agrega– “es una herramienta, una ventana para que los ciudadanos se asomen a los proyectos de investigación que, de hecho, están ya financiados con dinero público. Ofrece a la a la sociedad una oportunidad de conocerlos y participar activamente en ellos. Si el modelo de apoyo ciudadano es bueno para todo tipo de proyectos, ¿por qué no para la ciencia?”.

http://www.precipita.es/ @precipitamos

Fuente: Agencia SINC

Etiquetas: , ,