La vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, ha anunciado que, tras recibir más de 1.500 alegaciones, la versión definitiva Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) será presentada de manera “inminente” y espera que el documento sea “clave para la recuperación tras la crisis sanitaria”.

Teresa ribera

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha anunciado la "inminente" presentación del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático

Transición ecológica y digitalización. Según la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, esos serán los dos grandes ejes transversales de la recuperación tras la pandemia de coronavirus, junto a la cohesión territorial y la igualdad. “Van a ser claves de la salida robusta de esta crisis” ha asegurado Teresa Ribera, que ha aprovechado para avanzar la “inminente” presentación de la versión definitiva del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), que ya ha finalizado su periodo de consulta público, en el que ha recibido más de 1.500 alegaciones por parte de empresas, expertos y sociedad civil.

“Tenemos que combinar lo que ya teníamos hecho con una visión de modernización”, ha explicado la ministra este jueves en un desayuno virtual organizado por Nueva Economía Fórum, en el que ha respondido a las preguntas de las empresas energéticas Enel e Iberdrola, la organización sectorial Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE) y la ONG SEO Birdlife. Para Ribera, la actual crisis sanitaria ha generado en el Gobierno “una vocación de acelerar la transición ecológica”, un objetivo para el que sin embargo todavía quedan “grandes cosas por hacer, enormemente positivas”. “Tenemos muchos deberes por delante”, ha asegurado la política socialista.

“La clave del éxito va a estar en impulsar el crecimiento, la eficiencia y la renovables”, ha resumido la vicepresidenta, que no considera que la pandemia haya supuesto ni un problema para el avance de la normativa climática ni un cambio de prioridades, porque los objetivos marcados en la Ley de cambio climático, que se está tramitando ahora en el Congreso “siguen siendo vigentes, alcanzables y esperemos superables”. En este sentido, también será clave lo que pueda aportar el nuevo borrador del PNACC, que busca reforzar la gobernanza en la lucha contra el cambio climático en España, alineándose con las nuevas políticas europeas y asociándose de manera más concreta con el proyecto de ley que se encuentra en la Cortes.

El PNACC es una herramienta que tiene por objetivo “construir una economía y una sociedad menos vulnerables, más seguras y resilientes a los impactos y riesgos asociados al cambio climático, así como diseñar estrategias de anticipación, respuesta y adaptación a un contexto de clima cambiante”, según destaca el ministerio. En él, se definen objetivos, criterios, ámbitos de aplicación y acciones para construir resiliencia, anticipar y minimizar los daños del cambio climático. Ahora mismo, tras las 1.500 alegaciones presentadas en consulta pública, el documento está siendo analizado por el Consejo Nacional del Clima (CNC) y el Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMA) antes de su “inminente” presentación definitiva.

Energía y movilidad

Por otro lado, Ribera ha dejado muy claro este jueves que la estrategia de transición energética es un esfuerzo “conjunto” entre el Gobierno y las grandes empresas del sector. “Hay una primera entrada que depende de las decisiones del Gobierno, pero en esas decisiones también intervienen las empresas energéticas”, ha explicado la vicepresidenta, que ve “absolutamente necesario” un diálogo con las personas y las empresas para la gestión de los recursos. “Tenemos muchas oportunidades para hacernos preguntas y transformar el sistema energético”, ha resumido

En esta estragia será también clave un mayor apoyo a la industrialización. Según ha expecificado Ribera, “es fundamental reequilibrar en favor de la industria la economía”, una tarea en la que “todas las etapas de la cadena de valor deben ser exploradas e impulsadas”. Pàra ello, es importante realizar una correcta evaluación de los activos y necesidades de todo el país. “No debemos quedarnos en mantener lo que hay sin pensar en lo que vamos a necesitar”, ha lanzado.

En lo referente a la movilidad sostenible, Ribera ha asegurado que España “no puede permitirse el lujo de perder el tren de la transformación” hacia una movilidad eléctrica porque tiene todo lo que se necesita para ser “protagonista” de ese cambio. Según la ministra, el país dispone de toda la logística necesaria para la producción de materias primas para automóviles, autobuses y furgonetas y para su ensamblaje, pero sobre todo “tenemos una gran voluntad de hacerlo sin decaer”. En este sentido, Ribera también ha urgido a una mayor actividad de todas las administraciones públicas, porque “la movilidad no es un proceso lineal sino que se acelera una vez activado”, como en la industria de la movilidad, en donde estos se producen a “gran velocidad”.

Por otro lado, en materia social, Ribera opina que “el problema más serio” que España tiene como país son los jóvenes, su desigualdad y como incorporar la idea de justicia climática entre generaciones. En ese sentido, ha subrayado que el hecho de que la Comisión Europea haya elegido como “emblema” de su programa la “apuesta por la próxima generación de europeos”, lo que supone en su opinión un “síntoma de identificación de un problema ético y enorme”.

Fuente: El Ágora

Etiquetas: