Sólo han pasado 10 días desde que un grupo de madrileños, interesados en fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad, lanzara en la plataforma change.org una campaña de recogida de firmas pidiendo al Ayuntamiento de Madrid y los diferentes grupos municipales la implantación de un carril bici en la Castellana y ya se han recogido 20.000 firmas.

La iniciativa ha tenido mucha repercusión tanto en las redes sociales como en los diferentes medios de comunicación y los creadores de la misma han constituido la Plataforma Carril Bici Castellana y han lanzado un vídeo reivindicativo explicando su propuesta.

Esta es la petición que realizan:

Madrid ha llegado tarde a la movilidad sostenible: como reconocía la propia alcaldesa, el 80% del espacio público está destinado a los vehículos privados, que solo usan el 29 % de los ciudadanos y ciudadanas. El modelo insostenible de accesos a la capital ha convertido a numerosas calles en auténticas autopistas urbanas, donde los coches van a velocidades que comprometen la seguridad de las personas. Los tubos de escape de los motores generan constantes episodios de contaminación que provocan enfermedades respiratorias y dañan gravemente nuestra salud. ¡La ciudad necesita un cambio urgente!

Por eso, colectivos, asociaciones, ciclistas y ciudadanía en general, pedimos a los partidos políticos que se sumen a una iniciativa sencilla que podría suponer una enorme mejora en la calidad de vida de los habitantes de Madrid: un carril bici de uso exclusivo y seguro en todo el eje de la Castellana (paseo del Prado, paseo de Recoletos y paseo de la Castellana).

Un carril bici en la Castellana funcionará como polo de atracción para que cada vez más personas (al margen de su capacidades, edad y género) vean la bicicleta como un medio de transporte sostenible y una alternativa real, eficaz y no contaminante para moverse por la ciudad. Servirá además para dar visibilidad a la bici que, todavía, es un medio de transporte muy minoritario en Madrid, a diferencia de muchas otras grandes ciudades españolas y europeas (Valencia, Sevilla, Barcelona, Ámsterdam, Londres…). Un carril bici segregado del tráfico motorizado es una vía atractiva y cómoda que elimina el factor estrés al que no se tienen que enfrentar otros medios de transporte. Su carácter inclusivo se hace extensible además de a las bicicletas a otras formas de moverse que pueden beneficiarse de ello, como sillas de ruedas eléctricas, patinetes, etcétera. Este carril bici fomentará la intermodalidad tren-bici.

Los carriles bici son la mejor herramienta para facilitar la movilidad ciclista. Están avalados desde el punto de vista de la seguridad y los aforos (incremento de usos). Cuentan con un gran respaldo ciudadano. Por otro lado, esta iniciativa supondrá quitar carriles para el vehículo privado de las calles y limitará la capacidad de las vías, lo que motivará que cada vez más desplazamientos se hagan por anillos exteriores (M-30, M-40), disuadiendo del uso del automóvil en el área central de la ciudad.

Además, la ciudadanía de Madrid ya ha mostrado su apoyo a esta infraestructura ciclista en los Presupuestos Participativos de 2017, donde se aprobó impulsar un estudio para crear un eje verde peatonal y ciclista Norte-Sur. Instamos al Ayuntamiento de Madrid a dar la máxima prioridad al estudio técnico previo para hacerlo realidad cuanto antes y a comprometer una actuación piloto para su ejecución en la próxima primavera mediante una intervención táctica en un tramo, incluyendo la reducción de velocidad a 30 km/h para mejorar la seguridad de viandantes y del resto de usuarios/as del principal eje viario de la ciudad.

Por todo ello, animamos a toda la ciudadanía a unirse a la campaña por un Madrid más amable, firmando aquí, compartiendo este petición en redes sociales con la etiqueta #CarrilbiciCastellana y solicitando a nuestras/os representantes en las instituciones que se sumen a esta iniciativa ciudadana.

Puedes unirte a la petición en change.org.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,