La restauración de los ecosistemas es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, principalmente los relativos al cambio climático, la erradicación de la pobreza, la seguridad alimentaria, el agua y la conservación de la diversidad biológica.

El Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas reúne al mundo en torno a un objetivo común: prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas a nivel mundial. Los bosques, los pastizales, las tierras de cultivo, los humedales, las sabanas y otros ecosistemas –que van abarcan desde los ecosistemas terrestres hasta los ecosistemas de aguas continentales, ecosistemas marinos y costeros y entornos urbanos– necesitan todos ellos urgentemente cierto nivel de protección y restauración.

Definición de metas

El Decenio está diseñado para alcanzar las metas existentes definidas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Convenio sobre la Diversidad Biológica, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y otros marcos mundiales.

También actuará como acelerador de los esfuerzos de restauración en curso, como el Desafío de Bonn, cuyo objetivo es restaurar 350 millones de hectáreas de paisajes degradados a más tardar en 2030, o la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, que apoya el Desafío de Bonn en su objetivo 5. Pero, los esfuerzos para rastrear y localizar los éxitos deben expresarse en algo más que en números.

Entre los factores que actualmente obstaculizan el éxito de los esfuerzos de restauración figuran la falta de financiación y las dificultades para acceder a los conocimientos. Para tener éxito, los líderes deben ser ambiciosos, audaces y creativos a la hora de abordar estos obstáculos, y actuar con visión estratégica.

Para aplicar con éxito la estrategia y hacer frente al desafío, el Decenio requiere el apoyo de todos los sectores de la sociedad. Los Gobiernos tendrán que adaptar las actividades de restauración a los procesos de planificación nacionales, incluidas las contribuciones determinadas a nivel nacional, y contraer compromisos y proporcionar recursos financieros adicionales.

Por otra parte, la implementación debe ser tangible y se debe poder hacer un seguimiento de ella a nivel nacional y subnacional. Para ayudar a dirigir y coordinar el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, el PNUMA y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura hacen un llamamiento en todos los países que estén en condiciones de proporcionar recursos.

Más información