Hoy celebramos el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Todos los 5 de marzo la Comisión Europea y las Naciones Unidas alzan la voz para la concienciación de los beneficios que genera en la economía y en el medio ambiente ser eficientes en el uso de la energía, una práctica que nos lleva a consumir menos, ahorrar más y, en consecuencia también contaminar menos, es decir, lo que es bueno para nuestro bolsillo también lo acaba siendo para el entorno que nos rodea.

La celebración en esta fecha tiene su origen en la primera conferencia internacional sobre eficiencia energética celebrada en Australia en 1998, donde más de 350 expertos y líderes de 50 países se dieron cita para discutir las estrategias para enfrentar la crisis energética y dar posibles soluciones.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) explica que gracias a la utilización eficiente de la energía se consume menor cantidad de recursos y de dinero, se mantiene o incluso se mejora la calidad de vida, se contamina menos, se prolonga la vida de los recursos utilizados y se disminuyen los conflictos sociales. España podría ahorrar hasta 3.300 millones de euros al año si controlara mejor el consumo energético de los edificios.

Además, la eficiencia energética implica creación de empleo, según un reciente estudio del IDAE, este sector podría crear hasta 700.000 empleos en 2020 si existiera, por ejemplo, un Plan Nacional de Eficiencia Energética, que se aplicara en empresa, edificios de viviendas, oficinas o en pequeñas comunidades de vecinos o casas particulares.

Etiquetado energético

Los consumidores pueden ver los beneficios de la eficiencia energética de forma más clara en su aplicación a edificios y electrodomésticos. Si se hace una correcta renovación de instalaciones de edificios, como aislamiento, climatización, iluminación o alumbrado público, y se utilizan energías renovables, como la solar térmica y la biomasa para producir calor, el ahorro mínimo es de un 20%, aunque es posible superar de manera amplia esta cifra en función de las instalaciones. Desde 2007, los edificios de nueva construcción o los que se rehabiliten deben incluir por ley una etiqueta energética. De esta manera, los consumidores pueden saber cuánta eficiencia tiene.

Por su parte, los electrodomésticos también tienen su etiqueta energética. Los electrodomésticos más eficientes llegan hasta la A+++ como puntuación máxima. Entre otros datos, la etiqueta informa del nivel de ruido o del gasto en stand by.

Respecto a edificios ya construidos se pide la aprobación en las redes sociales del RD de Certificación Energética de Edificios Existentes que lleva pendiente de aprobación desde principios de 2012.

En las redes sociales hoy usamos el hashtag #eficienciaenergetica

Algunas documentos de interés para aprender más  sobre Eficiencia Energética:

Energía Sostenible, sin palabrería.

- Simulador de rehabilitación energética de edificios

Guía Práctica de la Energía. Consumo Eficiente y Responsable

Guía práctica para la implantación de Sistemas de Eficiencia Energética

Manual de Eficiencia Energética

Guía sobre materiales aislantes y eficiencia energética

Etiquetas: , , ,