Con el objetivo de denunciar el actual modelo de producción y de consumo, cada último viernes de noviembre se conmemora el Día de No Comprar Nada – Buy Nothing Day en inglés-. Una jornada que anima a la población a no consumir nada durante 24 horas.

DÍA DE NO COMPRAR NADA

Día de No Comprar Nada

El Día Sin Compras fue fundado por el artista canadiense Ted Dave, posteriormente promovido por la revista, también canadiense, Adbusters. Los participantes de este movimiento se abstienen de comprar cualquier cosa durante 24 horas como una exhibición concentrada del poder del consumidor.

Este año, según la revista, se presenta como el más crítico de los – aproximadamente – 30 años de historia de este movimiento. Y es que aseguran que la crisis del coronavirus “ha diezmado la economía y (re)expuesto las profundas desigualdades. En esta pandemia solo los negocios más grandes lograrán sobrevivir”.

“En este Día de No Comprar Nada – 27 de noviembre – haz lo menos que puedas por tu cuenta bancaria, tu mente y el planeta”

Black Friday y Ciber Monday

Esta ocasión se celebra en contraposición al Black Friday y el Ciber Monday, y en contra del carácter consumista de ambas jornadas.

El Día de no Comprar Nada tiene el objetivo de que reflexionemos y cuestionar nuestros hábitos en la forma en que compramos.

“Aún más este año, aprovechando esta situación de depresión colectiva por la pandemia, se ofrece como un alivio momentáneo, con mensajes publicitarios que nos hacen asociar la compra de productos a añorados momentos de felicidad”, recalca Ángel Encinas, co-coordinador del área de Consumo de Ecologistas en Acción.

Precisamente, organizaciones como Ecologistas en Acción o Greenpeace ya han advertido del impacto que estos episodios de compras compulsivas puede tener sobre el Medio Ambiente.

El aumento de las compras online y el consecuente aumento de emisiones de los servicios de mensajería, el aumento en la generación de residuos de papel y cartón de los envoltorios (de usar y tirar) o el incremento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs) a causa de comprar por impulso.

Si quieres saber más sobre el impacto medioambiental del Black Friday, te recomendamos el post de nuestra compañera María Álvarez, «El Back Friday (viernes negro) para el medio ambiente»

Etiquetas: , ,