Mediante la la Ley 2/2006, de 17 de julio, se establece la celebración de este día en la región de Castilla-La Mancha, “con el objeto de manifestar la gratitud de la sociedad castellano-manchega hacia todas las personas que han dado su vida por la defensa del medio ambiente, y por aquéllas que luchan todos los días por contribuir a la mejora y protección de nuestro patrimonio natural”, según expone la ley.

El hecho que inspiró este documento legislativo fue el incendio acaecido en el Ducado de Medinaceli (Guadalajara), en el verano de 2005, en el que perdieron la vida 11 trabajadores del Servicio de Extinción de Incendios de Castilla-La Mancha.

Etiquetas: , ,