La capa de ozono es una franja frágil de gas que protege la Tierra de los efectos nocivos de los rayos solares, contribuyendo así a preservar la vida en el planeta.

Durante años, hemos utilizado ciertos productos químicos que la han dañado y han llegado a poner en peligro nuestra vida y la del resto de seres vivos del planeta. Sin embargo, tras la confirmación científica de que la capa de ozono se agotaba, la comunidad internacional se vio obligada a tomar medidas para protegerla.  Esto se formalizó en el Convenio de Viena para la protección de la capa de ozono, aprobado y firmado por 28 países, el 22 de marzo de 1985. En septiembre de 1987 se redactó del Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono.

En 1994, la Asamblea General proclamó el 16 de septiembre Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, para conmemorar el día en que se firmó en Montreal este protocolo.

Productos que agotan la Capa de Ozono

Los halocarbonos son compuestos químicos en los que uno o más átomos de carbono están unidos a uno o más átomos de halógenos (flúor, cloro, bromo o yodo). Los halocarbonos que contienen bromo por lo general tienen mucho mayor potencial de agotamiento del ozono (PAO) que aquellos que contienen cloro.

Los productos químicos sintéticos que han proporcionado la mayor parte del cloro y bromo para el agotamiento del ozono son el bromuro de metilo, el metilcloroformo, el tetracloruro de carbono y las familias de productos químicos conocidos como los halones, los clorofluorocarbonos (CFC) y los hidroclorofluorocarbonos (HCFC).

35 años de protección

Este año, celebramos los 35 años de la Convención de Viena y los 35 años de protección mundial de la capa de ozono. La vida en la Tierra no sería posible sin la luz solar. Pero la energía que emana del sol sería demasiado para que la vida en la Tierra prosperara si no fuera por la capa de ozono. Esta capa estratosférica protege a la Tierra de la mayor parte de la dañina radiación ultravioleta del sol. La luz solar hace posible la vida, pero la capa de ozono hace posible la vida tal como la conocemos.

Aplicación del Protocolo de Montreal

La aplicación del Protocolo de Montreal ha progresado, en general, bien. Todos los calendarios de eliminación se han respetado en la mayoría de los casos, algunos incluso antes de lo previsto. En vista del progreso realizado en el marco del Protocolo, ya en 2003, ex Secretario General Kofi Annan declaró: “Tal vez el acuerdo internacional más exitoso hasta la fecha ha sido el Protocolo de Montreal”.

Etiquetas: ,