Según datos de las Naciones Unidas, en 2021 hemos producido una media de 7,6 kg de basura electrónica por persona. Lo que significa que, a nivel mundial, se generarán unas 57 millones de toneladas métricas de estos residuos. Es decir, más peso que la Gran Muralla china. De esta cifra, solo el 17% de esta basura electrónica contienen sustancias y materiales preciados y serán correctamente recogidos, reciclados y tratados.

e waste day

El 14 de octubre es el Día Internacional de los Residuos Eléctricos y Electrónicos

El informe Global E-waste Monitor de 2020 estimaba que en 2019 se habían generado 53.6 millones de toneladas métricas, un 21% más respecto a 2014. “La generación mundial de desechos electrónicos está creciendo anualmente en 2 millones de toneladas, o alrededor del 3 al 4 %, un problema atribuido a mayores tasas de consumo de productos electrónicos, que aumentan un 3 % anual, ciclos de vida de productos más cortos y opciones de reparación limitadas”, señala el Foro WEEE en un comunicado.

En los últimos años han surgido muchas iniciativas que buscan llamar la atención sobre esta problemática. Una de ellas es la celebración del Día Internacional de los Residuos Eléctricos y Electrónicos – E-Waste Day - el 14 de octubre. El objetivo es fomentar un modelo circular en el tratamiento de estos productos.

¿Cómo sé si un aparato es RAEE?

Según RAEE Andalucía, para saber si tenemos entre manos un RAEE, debemos estar seguros de que ha llegado al final de su vida útil. Si aún pueden ofrecer uso, pueden ser destinados a otras personas o domicilios en los que pueden continuar su actividad.

Si la vida útil de tu aparato ha terminado, puedes saber de dos formas si se trata de un RAEE:

  • Si para funcionar ha necesitado pilas, batería o estar conectado a la corriente eléctrica.
  • Si en el manual de instrucciones, caja o etiquetado aparece este símbolo.

Puedes saber más en esta página: 5 datos importantes sobre los RAEEs

La importancia del reciclaje

En datos del WEEE Forum, en un millón de teléfonos móviles, por ejemplo, hay incrustados 24 kilos de oro, 16.000 kilos de cobre, 350 kilos de plata y 14 kilos de paladio, recursos que podrían recuperarse y devolverse al ciclo de producción sin necesidad de extraer nuevas materias primas.

Etiquetas: