En el año 1948, la Asamblea Mundial de la Salud proclamó el 7 de abril como Día Mundial de la Salud como conmemoración a la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objetivo principal es crear conciencia sobre las enfermedades mortales mundiales y crear hábitos sanos en las personas.

día mundial de la salud

El lema de este año es «Construir un mundo más justo y saludable». La pandemia provocada por el COVID-19 ha dejado patente que no todo el mundo tiene el mismo acceso a una sanidad de calidad, ni las mismas posibilidades de llevar un estilo de vida saludable. Por lo que es necesario seguir trabajando para lograr el objetivo de un sistema más justo.

La salud y el Medio Ambiente

Según el informe Environmental Research, en torno a 44.600 personas mayores de 14 años mueren cada año en España debido a la contaminación. Una de cada cinco muertes en el mundo está causada por la contaminación atmosférica provocada por el uso de combustibles fósiles, como el carbón, la gasolina o el gasóleo.

«Las principales enfermedades que causa la contaminación atmosférica son los accidentes cardiovasculares o respiratorios, el asma, las alergias, el envejecimiento prematuro de los pulmones o cáncer de pulmón y deficiencias en el sistema inmunitario, entre otras dolencias».

Sin embargo, en este problema también entra en juego la desigualdad. Según datos de la OPS – Organización Panamericana de la Salud – mueren más de 131 mil personas en países de bajos ingresos y 96 mil en países de altos ingresos por causas vinculadas a  la polución del aire.

“Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos”, comentó Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS.

Consulta en este enlace todos los datos relativos a estas estadísticas.

De un tiempo a esta parte, también hemos sido testigos de la relación entre la buena salud de nuestros ecosistemas y la propagación de enfermedades zoonóticas.

“Nunca antes habían existido tantas oportunidades para que los patógenos pasen de los animales silvestres y domésticos a las personas”. Son palabras de la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen. “Nuestra continua erosión de las áreas silvestres nos ha puesto incómodamente cerca de las especies portadoras, es decir, animales y plantas que albergan enfermedades que pueden pasarse a los humanos”.

Etiquetas: