El Día Mundial de las Aves Migratorias es algo peculiar respecto a las demás fechas de nuestro calendario ambiental. Y es que se celebra dos veces al año: El segundo sábado de mayo y el primer domingo de octubre.

Ganso

Ganso Comín/ Fuente: Arvid Høidal

El objetivo es concienciar a la población sobre la conservación de las aves migratorias y sus hábitats, sensibilizar sobre las amenazas a las que se enfrentan las aves migratorias, su importancia ecológica y la necesidad de cooperar para conservarlas

Este 9 de mayo se celebra bajo el lema “Las aves conectan nuestro mundo”. Ahora que la mayoría de la población mundial tiene de cierta manera su movimiento restringido debido al coronavirus, el lema de la campañatiene una particular y conmovedora relevancia.

Aproximadamente 1.800 de las 11.000 especies de aves del mundo migran, algunas cubriendo enormes distancias, la Aguja Colipinta, por ejemplo, vuela 11.680 kilómetros entre Alaska y Nueva Zelanda. Este y otros nómadas de larga distancia conectan ecosistemas a lo largo de todas sus rutas migratorias. Éstas rutas de vuelo necesitan tener una red suficiente de sitios y hábitats apropiados, como humedales, zonas costeras, bosques y pastizales para apoyar a las aves migratorias durante su ciclo de vida, permitiéndoles desplazarse y sobrevivir.

Puedes encontrar más información sobre el Día Mundial de las Aves Migratorias en la página oficial de CMS,  BirdDayLive y en https://www.worldmigratorybirdday.org/

Etiquetas: