El transporte público como tradicional alternativa mantiene una lucha desigual con las ventajas y comodidades del vehículo privado motorizado.

Hay que romper el círculo vicioso de “menor utilización-menor inversión-peor servicio-menor utilización”. Para que el transporte colectivo sea la solución será necesario mejorar el servicio y extender y completar sus áreas de influencia. Hay que aprovechar las potencialidades del transporte público en favor de la igualdad de oportunidades de todas las personas y de un sistema de transporte menos dañino para el medio ambiente, menos acaparador del espacio urbano.

Intervienen:

José María de la Riva, geógrafo.

Pau Avellaneda, geógrafo urbanista, consultor, docente e investigador en la Universitat Autònoma de Barcelona.

Carlos Corral, ingeniero urbanista.

Encuentro: Propuestas para el cambio