La naturaleza es obstinada. La reciente crisis no ha venido sino a recordar lo inviable de un modelo que ignore la radical dependencia de cualquier sistema social respecto de su matriz natural. El ecólogo González Bernáldez rastreó las raíces de nuestro vínculo afectivo a la naturaleza, como base desde la que reconstruir modelos sostenibles de sociedad.

El paisaje, escribía en 1981, “ha desempeñado seguramente un papel importante en la evolución del ser humano y en su adaptación al medio”. Por tanto, nuestro “interés por el paisaje debe extenderse a la interfase de la etología y la ecología”. El programa que propone la Fundación Fernando González Bernáldez, al cumplirse veinte años de su muerte, busca, de nuevo en la interfase, Ideas ante la crisis: ecología, naturaleza, sociedad.

“Tras un fugaz periodo de energía «barata», que se permitió el olvido de condicionantes ecológicos locales y facilitó la adopción de soluciones uniformes”, tal como advertía también Bernáldez, es urgente revisar los fundamentos del sistema de relaciones entre humanidad y naturaleza, en busca de una ruta, necesariamente nueva y todavía imprecisa, hacia la sostenibilidad.

No basta diagnosticar. El conocimiento ha de tener un papel activo. “La comunidad investigadora del cambio global”, ha declarado la conferencia Planet Under Pressure (Londres, marzo 2012) preparatoria de la próxima reunión Río+20 convocada por Naciones Unidas, “propone un nuevo contrato entre ciencia y sociedad, reconociendo que la ciencia debe dar forma a políticas que permitan tomar decisiones más juiciosas y oportunas”. Estamos a tiempo.

22  y 23 de Mayo

Programa

Etiquetas: , , , , ,