La figura del consejero de seguridad para el transporte de mercancías peligrosas es un requisito legal para todas las organizaciones que trabajan con materias que se consideran peligrosas durante su transporte. El consejero es la persona que, estando en posesión del correspondiente certificado CE de formación, contribuye a la prevención de los riesgos inherentes a las actividades de transporte, carga o descarga de mercancías peligrosas. Para ejercer como tal se requiere contar con una formación mínimaque se acredita con la superación de un examen y obtención de un certificado expedido por la autoridad competente. La formación tiene por objetivo esencial dar al candidato conocimientos suficientes sobre los riesgos inherentes a los transportes de las mercancías peligrosas, conocimientos suficientes de las disposiciones legislativas, reglamentarias y administrativas, así como conocimientos suficientes de las obligaciones propias del consejero de seguridad que veremos más adelante en esta misma unidad.

El examen estará organizado por la autoridad competente o por un organismo examinador designado por ella. El organismo examinador no debe proporcionar servicios de formación. La designación del organismo examinador se realizará por escrito. Esta aprobación podrá tener una duración limitada y se fundamentará en los siguientes criterios:

  • Competencia del organismo examinador;
  • Especificaciones de las modalidades del examen propuesto por el organismo examinador;
  • Medidas destinadas a asegurar la imparcialidad de los exámenes;
  • Independencia del organismo en relación con cualquier persona física o jurídica que contrate consejeros.

El examen tiene como finalidad verificar si los candidatos poseen el nivel de conocimientos necesario para ejercer las funciones de consejero de seguridad y obtener el certificado emitido por la autoridad competente. No existen requisitos mínimos para los aspirantes, esto es, no será necesario estar en posesión de titulación alguna o experiencia previa en el sector para poder presentarse. La prueba debe tratar como mínimo sobre las disposiciones del ADR. En particular, son materias objeto de examen:

  • Conocimientos sobre los tipos de consecuencias que puede suponer un accidente que implique mercancías peligrosas y conocimientos de las causas principales del accidente;
  • Disposiciones procedentes de la legislación nacional, de convenios y acuerdos internacionales, sobre todo referentes a:

* la clasificación de las mercancías peligrosas (procedimiento de clasificación de las soluciones y mezclas, estructura de la lista de las materias, clases de mercancías peligrosas y principios de su clasificación, naturaleza de las mercancías peligrosas transportadas, propiedades físico-químicas y toxicológicas de las mercancías peligrosas);

* las disposiciones generales para los embalajes, las cisternas y los contenedores cisterna (tipos, codificación, marcado, construcción, pruebas e inspecciones iniciales y periódicas);

- el marcado, el etiquetado, la fijación de indicaciones y los paneles naranja (marcado y etiquetado de los bultos, fijación y retirada de las etiquetas y de los paneles naranja); las menciones en la carta de porte (indicaciones exigidas);

- el modo de envío, las restricciones de expedición (carga completa, transporte de mercancías a granel, transporte en grandes recipientes para mercancías a granel, transporte en contenedores, transporte en cisternas fijas o desmontables);

- el transporte de pasajeros;

- las prohibiciones y precauciones de carga en común;

- la separación de las mercancías;

- la limitación de las cantidades transportadas y las cantidades exentas;

- la manipulación y estiba (carga y descarga – índice de llenado; estiba y separación);

- la limpieza y/o la desgasificación antes de la carga y después de la descarga;

- el personal y la formación profesional;

- los documentos de a bordo (carta de porte, instrucciones escritas, certificado de aprobación del vehículo, certificado de formación para los conductores, copia de cualquier derogación, otros documentos);

- las instrucciones escritas (aplicación de las instrucciones y equipo de protección del personal);

- las obligaciones de vigilancia (estacionamiento);

- las reglas y restricciones de circulación;

- los residuos operacionales o escapes accidentales de las materias contaminantes;

- las disposiciones relativas al material de transporte.

A continuación abordamos, de modo general, los requisitos para el examen establecidos en el propio ADR, si bien cada autoridad competente puede concretar las peculiaridades de cada examen. De este modo, se recomienda consultar las convocatorias específicas de examen, publicadas por la autoridad competente en el territorio en el que opte al certificado. El examen consiste en una prueba escrita que podría ser completada por un examen oral. Para la realización de la prueba escrita se permite utilizar documentación sobre normas nacionales o internacionales, en particular es recomendable acudir con el texto del ADR en vigor para la solución de los casos prácticos.

La prueba escrita consta de dos partes:

1. Cuestionario formado, como mínimo, por 20 preguntas abiertas referentes a las materias objeto de examen enumeradas anteriormente. Es posible utilizar preguntas tipo test, considerando que dos preguntas tipo test equivaldrán a una pregunta abierta, siendo esta segunda modalidad la utilizada con más frecuencia.

En esta prueba se presta especial atención a los temas siguientes:

  • medidas generales de prevención y de seguridad;
  • clasificación de las mercancías peligrosas;
  • disposiciones generales de embalaje, incluidas las cisternas, contenedores cisterna, vehículos cisterna, etc.;
  • las marcas y etiquetas de peligro;
  • las menciones en la carta de porte;
  • la manipulación y la estiba;
  • la formación profesional del personal;
  • los documentos de a bordo y certificados de transporte;
  • las instrucciones escritas;
  • las disposiciones relativas al material de transporte.

2. Supuesto práctico en relación con las funciones del consejero para demostrar que disponen de las cualidades requeridas para ejercer la función de consejero. Los candidatos que pretendan trabajar para empresas, especializadas en el transporte de ciertos tipos de mercancías peligrosas pueden ser examinados únicamente sobre las materias ligadas a su actividad. Así pues, pueden existir modalidades de examen en función de las mercancías divididas en las siguientes:

  • clase 1;
  • clase 2;
  • clase 7;
  • clases 3, 4.1, 4.2, 4.3, 5.1, 5.2, 6.1, 6.2, 8 y 9;
  • números ONU 1202, 1203, 1223, 3475, y el combustible de aviación clasificado en el Nº ONU 1268 ó 1863.

En el certificado se indicará claramente para qué tipos de mercancías peligrosas es válido en función de la opción elegida por el consejero a la hora de examinarse. El certificado se expide con una duración válida de cinco años. La validez del certificado se renueva automáticamente por periodos de cinco años si su titular supera una prueba de control, durante el último año precedente a la caducidad de su certificado. Dicha prueba de control tiene por objeto verificar si el titular posee los conocimientos necesarios para ejercer las tareas propias del consejero de seguridad y deben incluir las enmiendas a la legislación desde la obtención del último certificado.

El Instituto Superior del Medio Ambiente ha desarrollado el programa Consejero de Seguridad (ADR): Gestión de mercancías peligrosas para facilitar a los alumnos interesados en obtener o renovar su certificado la preparación del examen.

¿Cómo se obtiene el certificado de consejero de seguridad ADR?, 5.0 out of 5 based on 1 rating