¿Qué es la Agenda 21 Local?

A lo largo de este post voy a realizar una valoración personal de lo que ha supuesto la implantación de los procesos de Agenda 21 Local, con particular atención a la experiencia de nuestro país, y sobre todo a la de Cantabria, que es la que mejor conozco.

Antes de desarrollar la citada valoración, conviene recordar que es la Agenda 21 Local, lo cual haré de un modo muy sistemático, por considerar que la herramienta ya es suficientemente conocida por cualquier persona vinculada al sector ambiental. No obstante, se puede ampliar información.

Es importante recordar que si bien la Agenda 21 Local es una herramienta universal, su implantación ha de tener en cuenta necesariamente el contexto socioeconómico y ambiental de la entidad local en la que se quiere desarrollar este modelo de trabajo. Así, aspectos como la población y extensión de la entidad local correspondiente, y sus características políticas y organizativas, han de tenerse necesariamente en cuenta a la hora de planificar y desarrollar con éxito un proceso de Agenda 21 Local.

Años de recorrido y algunos aprendizajes

Muchos son los manuales metodológicos, guías de buenas prácticas, y referencias bibliográficas en general, las que podemos consultar a la hora de abordar la ejecución -total o parcial- de un proceso de Agenda 21 Local; por lo que en este apartado voy a expresar no son sino algunas reflexiones como fruto de mi experiencia con distintos procesos, fundamentalmente desarrollados en Cantabria.

En el pasado he desarrollado trabajos variopintos vinculados a la implantación de la Agenda 21 Local: elaboración de propuestas y presupuestos, sensibilización política y ciudadana, planificación del proceso participativo, dinamización del proceso participativo, elaboración de informes, etc.; y esta experiencia práctica acumulada me ha hecho atesorar algunos valiosos aprendizajes que de forma muy sintética quisiera compartir a continuación:

-Es fundamental que desde el inicio del proceso, y también en las fases posteriores, que exista apoyo político al proceso, y que no existan dudas al respecto.

-Es también muy importante contar con un buen diagnóstico de partida que sea fiable, actual, y divulgativo. El posterior proceso participativo, Plan de Acción, etc., se desarrollarán a partir de ese diagnóstico inicial.

-El proceso ha de ser dinámico y flexible, dado que cada contexto es distinto, y a lo largo del proceso pueden surgir imprevistos, problemas, y oportunidades que pueden hacer alterar las fases y plazos inicialmente previstos. Estas alteraciones no tienen por qué ser necesariamente negativas.

-Si el proceso es dinamizado/impulsado por un equipo externo a la entidad local, es conveniente que este la conozca con un mínimo grado de detalle. Ello es fundamental a la hora de generar confianza en los participantes en el proceso, y también para que el proceso y sus resultados se ajusten a las necesidades de la entidad.

-Otro aspecto a tener en cuenta y que hay que saber abordar convenientemente, es la gestión de las expectativas generadas por el proceso. La población local tiene que tener en cuenta que la Agenda 21 Local no es la panacea de nada, y que el proceso ha de construirse entre todos los agentes implicados.

-Un proceso de Agenda 21 Local no tiene fecha de finalización, ha de estar en constante evolución y mejora continua, por lo que la labor de seguimiento y revisión también ha de tenerse muy cuenta para asegurar la continuidad y éxito del proceso.

¿Por qué hablo de “lo que pudo ser y no fue”?. Valoración

Una vez compartidos ciertos aprendizajes prácticos y personales, fruto de mi experiencia profesional, plantearé una valoración crítica de lo que, bajo mi punto de vista, ha supuesto el programa Agenda 21 Local para los municipios cántabros, dado que son los que mejor conozco.

Transcurridos ya tres lustros desde que los municipios cántabros iniciaran el camino de la Agenda 21 Local, y echando la vista atrás, nos podemos hacer la pregunta de si estos procesos han servido para su fin último, esto es, para favorecer la sostenibilidad local de manera que se contribuya a la sostenibilidad global. Y la respuesta a esta pregunta no puede ser todo lo alentadora que nos gustaría, ya que en pleno 2015, se puede considerar que el grado de implantación del proceso deja bastante que desear en muchos de los municipios cántabros.

Es un hecho que son muchos los municipios que ya han aprobado, e incluso revisado sus Planes de Acción, y que se han alcanzado avances muy significativos en el largo camino hacia la sostenibilidad. Así, es de justicia reconocer la labor de municipios pioneros en Cantabria como Alfoz de Lloredo o Santa María de Cayón, y la labor de entidades como la Red Cántabra de Desarrollo Rural, o la Mancomunidad de Municipios Sostenibles, que han derrochado imaginación y trabajo en sus respectivos territorios. Asimismo, considero que a la hora de cohesionar e impulsar los distintos procesos de Agenda 21 Local, ha sido absolutamente esencial la labor de la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria, creada en el año 2004 por la Consejería de Medio Ambiente con la vocación de constituirse “punto de encuentro de municipios, agrupaciones de municipios así como otras entidades de interés que trabajan para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía mediante la implantación de las Agendas 21 Locales”.

Pero igualmente, es por otra parte un hecho que buena parte de los municipios cántabros tienen actualmente paralizado su proceso de Agenda 21 Local. Y a este panorama desolador se ha llegado por distintos motivos, entre los que cabe destacar la crisis económica, la ausencia de impulso por parte del Gobierno de Cantabria, o la propia debilidad de los procesos iniciados.

Y por todo ello, considero que en Cantabria, las expectativas iniciales de los procesos de Agenda 21 Local no se han visto satisfechas, y que por ello podemos hablar de “lo que pudo ser y no fue”. Pero también considero que esta tendencia es reversible, y que aún es posible que esta extraordinaria herramienta para la gestión y planificación municipal pueda alcanzar un grado de desarrollo que haga posible la consecución de los objetivos inicialmente marcados.

Para profundizar más sobre estos conceptos y la implantación de un modelo eficaz de Agenda 21 Local, el ISM desarrolla un programa formativo online sobre esta temática: Agenda 21 y Herramientas de sostenibilidad.

Agenda 21 Local en Cantabria. Lo que pudo ser y no fue…, 5.0 out of 5 based on 1 rating