Desde el compostaje de residuos orgánicos en cocina y jardín, a evitar envoltorios individuales en desayunos y amenities en habitaciones, pasando por el papel reciclado 100% y la reducción del uso de productos químicos. Es la revolución en el proceso de gestión de alojamientos rurales y se llama “alojamientos rurales zero waste”.

alojamiento rural zero waste

Conoce los 5 primeros pasos que pueden facilitar la transición hacia un alojamiento rural zero waste

Desde que la Comisión Europea presentó en 2018 las actuaciones para limitar el impacto de los plásticos en el medio ambiente, son muchos los hoteles que buscan modificar sus procesos de producción y la experiencia final del viajero. Esto supone incorporar un completo plan de mejora en la gestión de residuos y uso de productos tóxicos.

El compromiso con la sostenibilidad va más allá de las buenas prácticas medioambientales y la reiteración en el uso del término “eco”. Se trata de rediseñar nuestra relación con los recursos como alojamiento e implantar el modelo de economía circular aplicado a nuestro sector a través de la filosofía “zero waste” o “residuo cero”.

Pero ¿es más caro ser sostenible? ¿en qué beneficia la economía circular a mi hotel? ¿puedo ir dando pequeños pasos hacia la sostenibilidad? ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes?

No es más caro en el largo plazo, las ventajas son muchas y a diferentes niveles y sí, el giro hacia la economía circular es un proceso de transformación paso a paso. Ventajas muchas e inconvenientes, los que quieras incluir si no te motiva este giro.

Empezar es siempre el hito más complejo de alcanzar, veamos los 5 primeros pasos que pueden facilitar esta transición hacia un alojamiento rural zero waste.

Paso #1: Elimina todos los plásticos de un solo uso

Analiza qué plásticos de un solo uso son totalmente evitables y cuáles se pueden reemplazar. Contar con todo el equipo y ofrecer capacitaciones que les permitan integrar nuevos procesos de trabajo es siempre la clave de toda transformación en una empresa.  Dialogar con proveedores y diseñar criterios de compra más responsables, como la compra a granel, puede ser también un comienzo. La unión hace la fuerza, e integrar a otros hoteles de la zona en este paso puede ayudar a crear alianzas y establecer criterios de compra innovadores. No podemos olvider hacer parte activa de este paso a los viajeros que se alojan.

Las grandes cadenas como Paradores, Accor o Vincci lo han puesto en práctica. Llevarlo al turismo rural es mucho más sencillo ¿no te parece? Muchos ya lo hacen sin saberlo.

#2: Limitar y aprovechar al máximo los restos de comida

Que nada se pierda es la premisa de las cocinas de muchos alojamientos que ya han incorporado esta forma de gestionar su hotel. Las posibilidades son infinitas y se aplican a todos los niveles: utilización de envases no-desechables que permitan utilizar un mismo recipiente desde su preparado, uso, exposición hasta almacenaje del mismo reduciendo el uso de plásticos innecesarios. La utilización de productos de limpieza eco-friendly, para la que numerosas empresas proveedoras ofrecen multitud de opciones. Además del uso de recetas e integración de menú que aproveche todos los restos de comida, se trata de maximizar el uso de las materias primas y evitar que tengan que ir a la basura.

buffet zero waste

Cadenas locales de proveedores, acuerdos con organizaciones que puedan aprovechar esas sobras, compostaje o el famoso “take-away” a precio reducido.

#3: Repensando los textiles dentro del alojamiento rural

Los productos textiles juegan un papel muy importante dentro de un hotel: ropa de cama, manteles, uniformes, o toallas. Existen alternativas como la compra de productos fabricados con telas orgánicas, se trata de evitar las fibras sintéticas hechas con petroquímicos.  Algunos alojamientos han encontrado la forma de darle una segunda vida a sus uniformes o manteles, y el contacto con organizaciones “Zero Waste” para darles salida es fundamental. Aquí se especifican opciones sobre al manejo de textiles en el sector de la hostelería y la restauración.

#4: Reducir el uso de productos químicos en alojamientos rurales

¿Por dónde empezar y cómo suplirlo? La dificultad radica no solo en el número de productos que usamos sino también en la vinculación entre “atractivo del hotel” y “nivel de limpieza”del mismo. Si somos capaces de reducir el uso de productos tóxicos, estaremos también apostando por la salud de nuestros equipos en el manejo de los mismos.

Algunos alojamientos rurales optan por el “do-it-yourself”, y se fabrican sus propios jabones naturales, usan vinagre de limpieza para desinfectar todo tipo de superficies y ropa de cama o utilizan su propio compost como fertilizante. Optar por la limpieza a vapor, garantiza que estarás limpiando solo con agua de una forma efectiva. Sin duda, en este sentido existen una gran variedad de opciones a un coste muy reducido.

#5: Inspirar al entorno del alojamiento rural

Es importante dialogar con todos los que rodean nuestro alojamiento rural, no solo los clientes que se alojan, también proveedores, personal, población local y otros colegas del gremio.

No hay que quedarse en las redes sociales, realiza talleres online para la población local, encuentros con los hoteles de la zona para un intercambio de experiencias, mejora tu comunicación dentro del hotel ¡no todo es online! Pero ante todo trabaja la forma en que te comunicas para lanzar mensajes sencillos y emotivos.

Aunque parece “a priori” algo complicado e incluso temible, puede hacerse paso a paso, logrando al final una gran transformación. El aprovechamiento responsable de los recursos nos garantiza formar parte de esa economía circular que además de cuidar por el medio ambiente, nos garantiza que apostamos por la salud de nuestros equipos y clientes y por el propio territorio.

Nuria Mohedano, especialista en turismo sostenible por la Syddansk Universitet en Dinamarca, es docente en el ISM del curso Creación y Gestión de Alojamientos Rurales