En el principio sólo se hablaba de la Huella de Carbono, pero a día de hoy ya hace tiempo que se habla de la Huella de Agua y de la Huella Hídrica. Por cierto, ¿son lo mismo? Intentaremos aclararlo, porque no lo son.

Y para terminarlo de arreglar, desde mediados de 2013 se habla también de la Huella Ambiental de la Unión Europea. Vaya lío. Ahora ¿con cuál me quedo? ¿Cuál es la más apropiada para mi empresa, mi organización o mi producto? Vamos a intentar aclararlo.

La Huella de Carbono.

La Huella de Carbono (en adelante HC) es la más conocida y calculada para empresas/organizaciones, productos y eventos. Es un indicador ambiental sencillo que permite medir parcialmente el perfil ambiental. En efecto, sólo evalúa la suma de las emisiones y remociones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de:

* Un producto.

Los estándares más utilizados para su cálculo son ISO/TS 14067:2013, GHG Protocol y PAS 2050.

Se basa en el concepto de análisis de ciclo de vida de un producto y es habitual separar la fase de aguas arriba, el proceso principal y la fase de aguas abajo.

* Una organización.

Los estándares más utilizados para su cálculo son ISO/TR 14069:2013 y GHG Protocol.

Distingue los Alcances 1 (emisiones de GEI a partir de fuentes propiedad o controladas por la empresa), 2 (emisiones de GEI que se producen como consecuencia de la utilización de cualquier forma de energía (eléctrica principalmente) y 3 (todas las demás necesarias para que la empresa desarrolle su actividad).

Fuente: GHG Protocol

* Un evento. Se acostumbra a tratar bajo la perspectiva de organización.

En cualquier caso conviene tener en cuenta que si bien el concepto de Huella de Carbono es relativamente sencillo, su cálculo puede resultar complejo y laborioso, cuando se hace bien.

La Huella de Agua y la Huella Hídrica.

Lo primero que puede venir a la cabeza es que las dos huellas son dos maneras de llamar a una misma cosa. Pues bien, no es así.

La Huella Hídrica (Water Footprint Network, WFN).

El concepto de Huella Hídrica nace en el año 2008, en la Universidad de Twente, donde se crea la Water Footprint Network (WFN). Es la huella relacionada con el agua de la que más se oye hablar y de la que más cosas se encuentran publicadas.

La Huella Hídrica de un producto es el volumen de agua dulce usada para producir el producto, medida a lo largo de toda la cadena de suministro. Es un indicador multidimensional, que muestra:

  • Los volúmenes de agua consumidos, por fuentes:

-        La huella hídrica azul se refiere al consumo de agua superficial y subterránea disponible en una cuenca hidrográfica a lo largo de la cadena de suministro de un producto.

-        La huella hídrica verde se refiere al volumen de agua de lluvia evaporada o incorporada en el producto, que se utiliza antes de que se integre en corrientes de agua.

  • Los volúmenes de agua contaminados, por tipo de contaminación.

-        La huella hídrica gris que se define como el volumen de agua que hipotéticamente sería necesario utilizar para diluir un vertido hasta las concentraciones de fondo naturales existentes o los valores de calidad del agua existentes.

Se puede calcular la Huella Hídrica de un proceso, de un producto, de una industria, de una organización o de un país. A continuación se muestran unos ejemplos.

La Huella de Agua (ISO 14046).

El concepto de Huella de Agua nace el año 2014, con la norma  ISO 14046:2014. Se define como la evaluación de los impactos ambientales que un producto, proceso u organización ocasiona sobre el agua, a lo largo de su ciclo de vida.

El esquema de cálculo de la Huella de Agua es el típico de un Análisis de Ciclo de Vida, pero particularizado para el  agua.

Los impactos ambientales relacionados con el agua pueden ser representados por uno o más parámetros que cuantifican los impactos ambientales potenciales relacionados con el agua, debiendo incluir:

  • El resultado de indicadores de la Huella de Agua, relacionados con una determinada categoría de impacto individual, como por ejemplo, la huella de la escasez de agua.
  • El perfil ambiental de la Huella de Agua, que comprende los resultados de varios indicadores de impacto.

Hay varias metodologías de evaluación de impactos ambientales sobre el agua, cuya combinación permite dar respuesta a los requisitos de la ISO 14046.

La Huella Hídrica de la WFN puede formar parte de la Huella de Agua, pero por sí sola no es la Huella de Agua que define la ISO 14046.

Como veis, hay materia para estudiar y aprender.

La Huella Ambiental de la Unión Europea.

La Huella Ambiental de la Unión Europea nace con la publicación en el DOCE, el 4/05/2013, de la RECOMENDACIÓN DE LA COMISIÓN, de 9 de abril de 2013, sobre el uso de métodos comunes para medir y comunicar el comportamiento ambiental de los productos y las organizaciones a lo largo de su ciclo de vida.

La huella ambiental de los productos(HAP) y de las organizaciones(HAO) es una medida multicriterio del comportamiento ambiental de un bien o servicio, o de una organización que proporciona bienes o servicios, a lo largo de su ciclo de vida. En ambos casos el objetivo es reducir el impacto ambiental a lo largo de toda la cadena de suministro. Es aplicable a Aplicable a empresas, entidades de la administración pública, organizaciones sin ánimo de lucro y otros organismos.

En la Huella Ambiental se estudian 14 categorías de impacto ambiental<: cambio climático; agotamiento de la capa de ozono; ecotoxicidad para ecosistemas de agua dulce; toxicidad humana (efectos cancerígenos); toxicidad humana (efectos no cancerígenos); partículas/sustancias inorgánicas con efectos respiratorios; radiaciones ionizantes, efectos sobre la salud humana; formación fotoquímica de ozono; acidificación; eutrofización terrestre; eutrofización acuática; agotamiento de los recursos, agua, modelo Ecoscarcity; agotamiento de los recursos minerales y fósiles; transformación de la tierra.

Entre los años 2014 y 2016 se han ido elaborando las Reglas de Categoría para la Huella Ambiental de Producto y Organización, para 25 sectores industriales, que:

Se convertirán en las normas de productos válidas en el marco de la Huella Ambiental de Producto y Organización en la UE.

Deberán ser utilizadas por todas las industrias y los componentes de los respectivos sectores, en la Unión Europea y a nivel internacional, para medir el comportamiento de sus productos, basado en la Huella Ambiental de producto.

El objetivo es que entre 2016 y 2020 se generalice en la Unión Europea el uso voluntario de la Huella Ambiental de Producto y Organización.

Conclusiones

Las normas ISO antes citadas dicen claramente que el empleo de la HC, la HH y la HA como indicador tiene sus limitaciones. La HC, la HH y la HA se limitan a medir una sola categoría de impacto ambiental. Aunque puede ser un aspecto ambiental importante del ciclo de vida de un producto o de una organización, en él se pueden ocasionar otros impactos ambientales importantes (por ejemplo, disminución de recursos naturales, acidificación del aire, etc.). Por ello, las decisiones sobre los impactos de un producto, basadas en una sola categoría de impacto pueden entrar en conflicto con los objetivos relativos a otras categorías de impacto.

Con todo lo expuesto queda claro que:

  • La Huella Ambiental de la Unión Europea es el indicador más completo, que incluye la Huella de Carbono y algunas formas de expresar la Huella de Agua.
  • La Huella de Agua es más amplia que la Huella Hídrica y puede incluir a esta entre sus indicadores.
  • La Huella hídrica se centra en evaluar los consumos de agua y el volumen de agua contaminada.
  • La Huella de Carbono, la Huella de Agua y la Huella Hídrica son indicadores ambientales parciales,  más fáciles de calcular que la Huella Ambiental de la UE. Son útiles para demostrar los avances que hacen las empresas/organizaciones en favor de la protección del medio ambiente.
  • La toma de decisiones no debería basarse solo en los datos suministrados por indicadores que sólo miden algún aspecto ambiental, como ocurre con la Huella de Carbono, la Huella de Agua o la Huella Hídrica, por el riesgo de aumentar otras categorías de impactos ambientales sin darnos cuenta.

Para el cálculo de todas estas huellas en casos serios(y por tanto con cierta complejidad) es preciso emplear bases de datos y software específicos, cuyo aprendizaje requiere tiempo y esfuerzo. En el ISM puedes formarte en estas materias, de forma presencial y on line.

Si estás interesado en tener una visión conjunta de lo que es la Huella de Carbono, la Huella Hídrica, la Huella de Agua y la Huella Ambiental de un producto y cómo se calculan, te invitamos a participar en el curso que impartimos sobre las Huellas de Producto en el Instituto Superior de Medioambiente (ISM) sobre esta materia.

Huella de Carbono, Huella de Agua, Huella Ambiental de la Unión Europea. ¡Qué lío! ¿Por cuál me decido?, 5.0 out of 5 based on 5 ratings