Seguro que muchos de vosotros habréis oído, como yo, esa famosa historia que cuenta cómo hace unos años, una ardilla, era capaz de ir de un extremo al otro de España saltando por la vegetación sin tocar el suelo. También habréis oído que más de un 80% de la superficie de España es espacio natural protegido. Y sin embargo diariamente discutimos lo degradado que está el medio y los espacios naturales de nuestro país.

Para preservar nuestro ecosistema y evitar esta degradación se encuentran infinidad de figuras de protección en nuestro país. La Red Natura 2000 es una de las figuras estrella de España y toda Europa. Y a menudo se discute sobre su utilidad, su calidad y lo desmesurada que está la declaración de sus espacios en el país.

No hace mucho, cuando Ana Campanario nos comentaba en su blog Medidas compensatorias en la Red Natura 2000. Una propuesta terminológica y vi el debate que se abrió en torno al blog, me vino a la cabeza la necesidad de evaluar lo que tenemos antes de defender o criticar la Red Natura 2000. Habiendo trabajado en el equipo Red Natura 2000 durante varios años y habiendo puesto ganas en el trabajo no dejo de pensar cuáles son los resultados de ese trabajo en el que tanta gente invierte su tiempo. ¿Es esta red algo bueno o algo malo? ¿Buscamos calidad o cantidad? Es difícil hacer un juicio teniendo en cuenta que hay países con más de 5.000 espacios declarados y miles de especies y hábitat en ellos. La única forma es analizar minuciosamente esta red. Y, tras el éxito del análisis de biodiversidad en uno de mis blogs no he podido evitar alumbraros (y alumbrarme) ante tal pregunta con ayuda de mi buen amigo ArcGIS.

Para justificar la calidad de la Red Natura 2000 he analizado los más de 25.000 espacios de todo Europa y las miles de especies y hábitat que los contienen. Estas especies y hábitat son valoradas en base a 3 tipologías:

A: Valor excelente

B: Valor bueno

C: Valor significativo

Para ser lo más críticos posibles he meditado que un espacio Natura 2000 tendrá mayor calidad cuanto más especies y hábitat presenten una categoría de evaluación positiva, por lo que me he centrado en aquellos espacios que presentan, al menos, un 50% de especies y hábitat con una valoración global de tipo A (Excelente). Los resultados son algo desalentadores.

Ni un solo país dispone de una cifra representativa de espacios en los que, al menos, encontremos un 50% de especies o hábitat con una categoría Excelente. Bajando un poco el listón y analizando aquellos países con un número significativo de lugares con categoría B (Bueno) encontramos países como España, Italia, Rumania, Eslovaquia o Hungría.

Si bien es cierto que la valoración es algo importante, más importante es aún la “no valoración”. Muchos países disponen de especies y hábitat que son completos desconocidos. Más de 3.400 espacios de toda Europa presentan algún grado de desconocimiento sobre sus especies y 330 espacios tienen total desconocimiento de sus hábitat. Grecia es el primer país con un importante número de lugares con desconocimiento de sus especies y, desgraciadamente, España sigue su ejemplo en segundo lugar. Lo mismo ocurre con los hábitat. Reino Unido y Alemania encabezan la lista de países con desconocimiento de sus hábitat. Les siguen Francia y, nuevamente, España. Un dato curioso, Canarias tiene un elevado número de hábitat cuya valoración global en la Red Natura 2000 se desconoce.

Hemos de ser algo realistas. No todos los países disponen del mismo número de lugares, por lo que la relación entre la calidad y la cantidad puede ser malinterpretada. Sin embargo esta relación tampoco da mucho juego al optimismo. Sólo Chipre presenta un número de espacios con elevada calidad para sus especies presentando 44 de sus 61 espacios con, al menos, un 50% de sus especies con tipología Excelente. Letonia presenta 206 de sus 332 espacios con, al menos, un 50% de sus hábitats con tipología Excelente.

En el extremo contrario encontramos a Malta, con 1 solo espacio de sus 39, para sus especies seguido de Luxemburgo con 3 de sus 60 lugares. Para el caso de los hábitat, Malta vuelve a ser la peor evaluada con 3 espacios seguida de Grecia con 11.

*Valores obtenidos para lugares con, al menos, un 50% de especies y hábitat con valoración Excelente.

Para sacar un ganador tenemos que irnos a Suecia, que presenta un máximo de 106 lugares en el que encontramos el 100% de sus especies y hábitat con un tipo de evaluación Excelente. Le siguen Francia y Polonia con 7, Italia con 6, Finlandia con 5, y España, Eslovaquia y República Checa con 4 lugares designados.

Para los más curiosos, los lugares de España con máxima calidad de especies y hábitat son:

ES2200010 – Artikutza

ES5310046 – Cova de Ses Rates Pinyades

ES7010032 – Corralejo

ES7020112 – Barranco de las Hiedras-El Cedro

Pero no nos hagamos ilusiones. Para cada uno de estos cuatro espacios sólo existe una especie y un hábitat designado, por lo que no es de extrañar esta calidad con un margen tan bajo de especies y hábitat.

El análisis hace ganadora de la Red Natura 2000 a Suecia. Alemania se marcha a casa con la cabeza baja y un suspenso en toda regla. Así que, cada vez que escuchéis una leyenda urbana sobre la calidad y la cantidad de la Red Natura 2000 en España podéis aplicar ese famoso refrán que dice “mal de muchos, consuelo de tontos” porque, nos guste o no, somos muy parecidos al resto de países europeos.

Aquellos que hayáis trabajado con la Red Natura 2000 seguro que estaréis pensando que más que cuestionarnos la calidad y la cantidad debemos cuestionarnos el conocimiento o desconocimiento de lo que tenemos. Yo, al menos, así lo pienso. Y como siempre… os dejo en descarga los resultados cartográficos y las bases de datos creadas con ánimo de que hagáis vuestros propios juicios y descubráis la Red Natura 2000 dentro y fuera de vuestro país.

Análisis cartográfico y Bases de Datos para la realización del análisis

Formato: rar - Tamaño: 525,87 MB

El Instituto Superior del Medio Ambiente tiene una amplia oferta del formación en Sistemas de Información Geográfica para los interesados en esta disciplina

Red Natura 2000: ¿Calidad o cantidad?, 4.3 out of 5 based on 3 ratings