En España somos buenos apagando incendios (el 65% de los incendios son extinguidos en fase de conato – menos de 1 hectárea – ), sin embargo no lo somos evitando que se produzcan, es decir, en su prevención. No se invierte suficiente esfuerzo en dar vida a los montes para así evitar que ardan. Como hemos alertado desde WWF en años anteriores, los bosques españoles son “bombas de relojería forestales”.

Además, las previsiones para 2016 apuntan a un verano de altísimo riesgo de incendios: seco y caluroso, unas condiciones que serán cada vez más habituales con el cambio climático.

En este contexto, y a la luz de los resultados extraidos de un nuevo informe de WWF España: ”DÓNDE ARDEN NUESTROS BOSQUES. ANÁLISIS Y SOLUCIONES DE WWF” tenemos que volver a insistir a las Administraciones públicas sobre la necesidad de aplicar medidas de prevención para adelantarnos a los incendios y evitarlos con mayor eficacia.

Si queremos evitar un futuro con incendios cada vez más grandes y devastadores, tenemos que apostar YA por la prevención.

En el siguiente mapa, encontrarás información actualizada sobre los grandes incendios forestales (más de 500 hectáreas quemadas) que se vayan produciendo a lo largo de este verano, que esperemos sean muy pocos, aunque lamentablemente ya hay llamas en el mapa.   A 30 de junio, los datos del MAGRAMA indicaban una reducción del número de incendios. Esperemos que la tendencia continue.

Fuente http://www.wwf.es

Formato: pdf - Tamaño: 4,78 MB

Debes iniciar sesión para poder acceder a este recurso