Desde muy pequeños nos han educado en un saber científico que busca ampliar nuevos horizontes como por ejemplo, encontrar agua en otros planetas o descubrir partículas subatómicas, relegando en un segundo lugar la protección del entorno que nos rodea.

Ante la necesidad imperiosa de potenciar la  protección y conocimiento de las consecuencias  sobre el medio ambiente, en 1972 durante la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente celebrado en Estocolmo, Suecia se expuso la necesidad de unos principios comunes que ofrecieran a la sociedad una inspiración y guía para preservar y mejorar nuestro entorno.

Por ello se declaró el 26 de Enero como Día Mundial de la educación Ambienta #EA26. Todo esto vendría precedido de numerosos encuentros y congresos como Río de Janeiro 1992, Cumbre de la Tierra; Guadalajara 1997, II Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.

Hoy en día es innegable la necesidad de una cultura en materia de sensibilización ambiental para todos, el consumo excesivo de algunas industrias, nuestra propia huella ecológica y la escases de algunos recursos naturales, hacen que desde muy pequeños en el colegio no sólo aprendamos conceptos científicos de manera aislada sino, que aprendamos a reconocer los elementos que nos rodean y como interaccionamos con ellos.

En  los propios centros escolares, entidades públicas o privadas  aparece una  figura importante que es el educador/a ambiental.

El/la educador/a ambiental  son esas personas con amplia capacidad comunicadora y conocimientos en material ambiental que desarrollan diferentes campañas  o proyectos de sensibilización con la intención de que todos ampliemos nuestros conocimientos en materia ambiental hacia una mejora de nuestros hábitos cotidianos con el entorno.

Pero, ¿cómo se cocina un/a educador/a ambiental?

¿Cómo se cocina un/a educador/a ambiental? Fuente: @SaraGuCo

En el Instituto Superior de Medio Ambiente contamos con formación básica en educador ambiental con el curso “Educador e intérprete Ambiental” y formación más específica con el curso “Guía de la Naturaleza: Diseño de itinerarios interpretativos”.