WWF analiza en este informe la vulnerabilidad de la difusa frontera -la interfaz- entre lo urbano y lo forestal y ofrece algunas claves sobre cómo abordar la prevención. Es urgente que las administraciones pongan el foco en la gestión a escala paisaje, lo que supone el impulso de una ordenación y planificación territorial que evite la construcción de nuevas viviendas en el monte, elimine las ilegales y apueste por un mosaico menos vulnerable a la propagación de las llamas. Además deben aprobar y aplicar la normativa específica, mejorar la gestión de las emergencias y concienciar sobre el riesgo a la población. Por su parte, los habitantes de estas zonas deben corresponsabilizarse y entender que su seguridad también depende de ellos, lo que no significa que las administraciones no deban cumplir con su obligación para promover una urgente gestión preventiva de los montes.

Formato: pdf - Tamaño: 8,78 MB