De la tala y la deforestación para obtener carbón vegetal, una comunidad del nordeste de Brasil ha pasado a producir hortalizas, gracias a la asistencia de la ONU y al uso de la agro-ecología, que conserva el medioambiente y evita los fertilizantes químicos y los pesticidas.

Imagen de previsualización de YouTube