La producción agrícola mundial deberá aumentar en un 60 % de aquí a 2050 para satisfacer la demanda de una población mundial en crecimiento. Sin embargo, más de una tercera parte de los alimentos producidos en la actualidad se pierde o desperdicia. La expresión “pérdida de alimentos” se refiere a la disminución de la masa comestible de los alimentos en tres etapas de la cadena alimentaria ―producción, poscosecha y elaboración―, principalmente en los países en desarrollo. La expresión “desperdicio de alimentos” se refiere al descarte de alimentos comestibles en las etapas del comercio al por menor y del consumo, principalmente en los países desarrollados. Este despilfarro de alimentos representa una oportunidad perdida para mejorar la seguridad alimentaria y tiene un costo elevado para el medio ambiente.

Los costos financieros del despilfarro de alimentos son sustanciales, ya que ascienden a cerca de 1 billón de dólares de los Estados Unidos (USD) al año. No obstante, el despilfarro de alimentos también causa graves efectos ambientales.

Este material, elaborado y difundido por la FAO- Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – explica los costes y consecuencias del desperdicio de alimentos, así como algunas medidas preventivas para mejorar la situación.

Si quieres aprender más sobre esta materia, te invitamos a conocer los cursos relacionados con esta materia en Huellas Ambientales de Producto y Nutrición y Medio Ambiente