El proyecto del río Órbigo ha sido desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Duero, para contribuir al cumplimiento de la Directiva de Inundaciones y la Directiva Marco del Agua y sus respectivos objetivos de reducir los efectos negativos de las inundaciones y mejorar el estado ecológico de las masas de agua.

La idea subyacente al proyecto es que recuperando la conexión del cauce con las llanuras de inundación, aumenta enormemente la capacidad hidráulica de los ríos en caso de avenida, que de este modo pueden absorber un mayor volumen de agua de una forma controlada, y a su vez, la recuperación de esta conectividad permite el restablecimiento de diversos procesos naturales que conllevan una mejora ecológica.

De forma resumida el proyecto plantea, a lo largo de 23 kilómetros de cauce, la eliminación o el retranqueo fuera del espacio fluvial de las defensas existentes en función de si los usos en la llanura de inundación son o no compatibles con la inundación. En el caso del retranqueo el lugar que ocuparán las nuevas defensas se selecciona en base a estudios hidrológicos e hidráulicos de forma que se utilice al máximo la capacidad hidráulica de las llanuras de inundación para laminar avenidas, respetando y aumentando de esta forma la protección de las zonas ocupadas por las poblaciones.