eficiencia energética

Como cada 5 de marzo desde 1998, este sábado se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética 2022. La iniciativa, surgida en Austria durante el I Encuentro Internacional sobre Eficiencia Energética, tiene como objetivo concienciar sobre la necesidad de reducir el consumo energético mediante un uso energético razonable y sostenible. En 2022, en plena pandemia del COVID-19,  y con los precios de la energía en alza, es más importante que nunca que celebremos este Día Mundial de la Eficiencia Energética, ya que la lucha contra el cambio climático y la crisis sanitaria requieren de una hoja de ruta compartida

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, mejorar la eficiencia energética no significa comprometer nuestro confort y calidad de vida al disminuir nuestro uso de energía en el día a día. Nada mas lejos de la verdad. La mejora de la eficiencia energética se basa en optimizar los procesos productivos y el consumo de energía , utilizar fuentes de energía renovables en lugar de combustibles fósiles y promover el consumo responsable y el reciclaje, entre otras cosas.

Algunas ideas para mejorar nuestra eficiencia energética y ahorrar en la factura de electricidad:

  • Usar las horas del día para tareas que requieren más iluminación.
  • Apagar luces y aparatos eléctricos cuando no estén en uso y evitar dejarlos en stand-by. Otra forma de contribuir a la eficiencia energética es mediante el uso de LED en lugar de lámparas o bombillas convencionales. De hecho, esta alternativa puede generar un ahorro energético de hasta un 80 % respecto a la iluminación tradicional y, además, es respetuosa con el medio ambiente gracias a los materiales utilizados para fabricarla.
  • Sustitución de electrodomésticos viejos por otros más eficientes, que consumen menos energía. Los electrodomésticos de clase A (verdes) son los más eficientes, mientras que los electrodomésticos de clase G (rojos) son los menos eficientes. Aunque estos electrodomésticos pueden ser más caros cuando los compre, valdrán la pena a largo plazo.
  • En cuanto a la movilidad , la opción más eficiente es priorizar el transporte público o la bicicleta . Sin embargo, existen algunos hábitos de conducción que pueden contribuir a la eficiencia energética : mantener un ritmo constante y no conducir a velocidades excesivas; mantener las ventanillas subidas y el aire acondicionado a una temperatura media de 21ºC; y asegurarse de que los neumáticos y el motor reciban el mantenimiento adecuado.
  • Apostar por las construcciones de viviendas con certificados LEED o BREAM, y por la rehabilitación energética de edificios.

En el ISM dedicamos una de nuestras áreas formativas a la Eficiencia Energética; consulta aquí, los cursos relacionados.  

Detalles

Fecha:
5 de marzo
Categoría del Evento:
Etiquetas del Evento: