En cinco décadas los eventos extremos han pasado de excepcionales a regulares a causa de la influencia humana. Las sequías son los eventos más mortales y las tormentas los que causan las mayores pérdidas económicas, según un informe mundial publicado por la OMM.

inundaciones

Las tormentas, la causa más frecuente de daños, provocaron las mayores pérdidas económicas en todo el mundo

Uno de los efectos del cambio climático que más se están notando en todo el planeta es el incremento, en número e intensidad, de los eventos meteorológicos extremos. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) acaba de publicar el Atlas de mortalidad y pérdidas económicas por fenómenos meteorológicos, climáticos y extremos hídricos (1970-2019) que describe una cruda realidad: el cambio climático y las condiciones meteorológicas más extremas han multiplicado por cinco el número de desastres en los últimos 50 años.

En estas cinco décadas estos eventos se han convertido en un fenómeno regular, y son los responsables de la muerte diaria de al menos 115 personas y la pérdida económica de 202 millones de dólares todos los días.

Con todo, existe una lectura positiva de los datos. Gracias a la mejora de los sistemas de alerta temprana y la gestión de desastres, el número de muertes se redujo casi al triple entre 1970 y 2019, pasando de 50.000 en la década de 1970 a menos de 20.000 en la década de 2010, explica el informe.

“Las pérdidas económicas aumentan a medida que aumenta la exposición. Pero, detrás de las duras estadísticas, se esconde un mensaje de esperanza. Los sistemas mejorados de alerta temprana multirriesgos han dado lugar a una reducción significativa de la mortalidad. Sencillamente, estamos mejor que nunca salvando vidas ”, dijo en la presentación del informe el Secretario General de la OMM , Petteri Taalas.

Las estadísticas cuentan la historia

Según el Atlas, de 1970 a 2019, los peligros meteorológicos, climáticos y de agua representaron el 50% de todos los desastres, el 45% de todas las muertes notificadas y el 74% de todas las pérdidas económicas notificadas.

Hubo más de 11.000 desastres reportados atribuidos a estos peligros en todo el mundo, con poco más de dos millones de muertes y 3.64 billones de dólares en pérdidas. Más del 91% de las muertes se produjeron en países en desarrollo.

De los 10 desastres principales, las sequías demostraron ser el peligro más mortal durante el período, causando 650.000 muertes, seguidas de tormentas que provocaron 577.232 muertes; inundaciones, que se cobraron 58.700 vidas; y eventos de temperaturas extremas, durante los cuales murieron 55,736.

Por su parte, las pérdidas económicas se han multiplicado por siete desde la década de 1970 hasta la de 2010, pasando de un promedio de 49 millones de dólares a la friolera de 383 millones de dólares por día en todo el mundo.

Las tormentas, la causa más frecuente de daños, provocaron las mayores pérdidas económicas en todo el mundo.

Tres de los 10 desastres más costosos, todos los huracanes que ocurrieron en 2017, representaron el 35% del total de pérdidas económicas por desastres en todo el mundo entre 1970 y 2019.

En los Estados Unidos, el huracán Harvey causó daños por 96,9 mil millones de dólares, María en el Caribe 69,4 mil millones e Irma 58,2 mil millones en Cabo Verde.

Influencia humana en los desastres

“El número de extremos meteorológicos, climáticos y hídricos está aumentando y serán más frecuentes y graves en muchas partes del mundo como resultado del cambio climático”, dijo Taalas. “Eso significa más olas de calor, sequías e incendios forestales como los que hemos observado recientemente en Europa y América del Norte”.

Más vapor de agua en la atmósfera ha exacerbado las lluvias e inundaciones extremas, y el calentamiento de los océanos ha afectado la frecuencia y extensión de las tormentas tropicales más intensas , explicó el jefe de la OMM.

La OMM citó estudios revisados ​​por pares en el Boletín de la Sociedad Meteorológica Estadounidense, que muestran que durante el período de 2015 a 2017, 62 de los 77 eventos notificados revelaron una importante influencia humana en juego. Además, la probabilidad de olas de calor se ha incrementado significativamente debido a la actividad humana, según varios estudios realizados desde 2015.

El Atlas aclara que la atribución de los eventos de sequía a factores antropogénicos o humanos no es tan clara como en el caso de las olas de calor debido a la variabilidad natural causada por grandes oscilaciones oceánicas y atmosféricas, como el patrón climático de El Niño. Sin embargo, la sequía de 2016-2017 en África Oriental estuvo fuertemente influenciada por las cálidas temperaturas de la superficie del mar en el Océano Índico occidental, a lo que contribuyó la influencia humana.

El cambio climático también ha aumentado los eventos extremos del nivel del mar asociados con algunos ciclones tropicales, que han aumentado la intensidad de otros eventos extremos como las inundaciones y los impactos asociados. Esto ha aumentado la vulnerabilidad de las megaciudades bajas, deltas, costas e islas en muchas partes del mundo.

Además, un número creciente de estudios también encuentra que la influencia humana exacerba los eventos de lluvia extrema, a veces junto con otras influencias climáticas importantes. Los ejemplos incluyen las lluvias extremas en el este de China en junio y julio de 2016 y el huracán Harvey, que afectó a Houston en 2017.

Fuente: El Ágora Diario

Etiquetas: ,