Conocer al detalle las migraciones de las aves españolas, los puntos de partida y de destino, las rutas que realizan, las paradas que hacen e incluso la velocidad y la altitud a la que se desplazan es el objetivo de proyecto científico puesto en marcha por SEO/BirdLife con el respaldo de la Fundación Iberdrola y que lleva por nombre Programa Migración de Aves.

Para ello, la organización conservacionista ha equipado decenas de individuos de varias especies con diversos sistemas de localización por satélite que permiten seguir cada uno de sus movimiento. Toda la información se vuelca en una web abierta al público en general pero que están pensada para convertirse en una herramienta científica de primer orden, pues la acumulación de datos año tras año y la suma de los obtenidos por otros equipos de investigación permitirán extraer conclusiones y estudiar si hay cambios o continuidad en las pautas de la avifauna, explicaban ayer los promotores del proyecto.

“Se sabe que en las últimas décadas las aves están modificando su comportamiento en los movimientos migratorios y algunas especies ya no cruzan al continente africano o realizan pequeños desplazamientos locales. Se cree que estos cambios son debidos, en parte, al cambio climático, que origina inviernos más suaves en las áreas de cría”, afirmaba Eduardo de Juana, presidente de SEO/BirdLife

Existen numerosas estrategias de migración que dependen de la especie, la latitud donde se reproducen, las condiciones meteorológicas anuales, su distribución histórica y otros muchos factores.

Hasta la fecha, casi todo lo que se sabe sobre la migración es gracias al anillamiento de las aves, pero las nuevas tecnologías facilitan localizaciones de las aves con mucha más información y más precisa, explica SEO/BirdLife.

Eduardo de Juana explicó que las posibilidades que ofrecen las tecnologías de seguimiento por satélite son “las mejores aliadas” para la conservación de las aves. “La puesta en marcha de este nuevo Programa de seguimiento establecerá con el tiempo todos los detalles de la migración de todas las aves que visitan España en algún momento”, añadió.

Los sistemas de marcaje establecen la localización del ave varias veces al día durante varios años, lo que permite saber con exactitud cuánto tiempo permanecen en sus áreas de cría e invernada, cuándo inician la migración, por dónde la realizan, su velocidad y altitud, cómo les condicionan las montañas, mares o desiertos y qué puntos utilizan para descansar y reponer energías.

El número de especies de aves que visitan o habitan España llega a las 400. Este primer año, SEO/BirdLife ha trabajado con seis de ellas, aunque la intención es llegar a marcar y seguir a todas.

Abejaruco con un GPS. SEO/Birdlife

Más de 30.000 datos en poco tiempo

En el programa de migración de aves se emplean tres tipos distintos de dispositivos para marcar a las aves. SEO/BirdLife ha colocado emisores de satélite a cuatro aguilillas calzadas. Estos aparatos registran la localización geográfica del ave y luego la reenvían automáticamente por los satélites a un centro de recepción terrestre que procesa los datos, calcula las localizaciones y los hace disponibles vía web, prácticamente en tiempo real y con gran precisión, explicó Juan Carlos del Moral, el técnico de SEO/BirdLife responsable del proyecto.

Estos transmisores, cuyo peso varía de cinco a 20 gramos, se colocan como una ‘mochila’ sujeta como un pequeño arnés a la espalda del ave. No afectan a su movilidad ni su comportamiento y tienen una duración de cuatro años. Son también los aparatos más caros y sofisticados. Valen unos 5.000 euros por unidad y a esa inversión hay que añadir añadir el pago anual de 1.000 euros a la empresa que suministra el sistema satelital de seguimiento.

El segundo tipo de aparatos empleados son los llamados Data logger GPS. Estos dispositivos registran las localizaciones con un GPS y acumulan la información pero no la envían, así que es preciso recapturar al animal o estar en sus proximidades para descargarla y procesarla. Otras tres aguilillas calzadas han sido equipados con ellos y el precio es de unos 3.000 euros por unidad.

Por último, SEO/BirdLife también ha empleado otro tipo de aparatos de menor coste (unos 400 euros unidad) llamados geolocalizadores. Unos 30 carriceros tordales, 15 abejarucos y 15 autillos han sido equipados con ellos. Son aparatos de un gramo aproximadamente que acumulan las lecturas del fotorreceptor y la hora asociada. Su principal inconveniente es que hay que recapturar al animal para descargar la información.

En total, han sido 68 aves de seis especies las equipadas con GPS, explicaba del Moral y eso ha servido, en los escasos meses transcurridos, para acumular más de 30.000 localizaciones, lo que da una idea del ingente volumen de información que los ornitólogos obtienen con este programa.

Además, junto con otras entidades colaboradoras, SEO/BirdLife también ha marcado 26 charranes comunes, 114 pardelas cenicientas y 30 Petreles de Bulwer, cuya información será incorporada a la web de la migración de las aves progresivamente.

La presentación pública del Programa Migración de Aves se llevó a caboen el Real Jardín Botánico de Madrid y contó con la presencia de Manuel Marín, el presidente de la entidad que patrocina el proyecto, la Fundación Iberdrola.

Vídeo del proyecto

Fuente: http://www.elmundo.es/

Etiquetas: , , , , , , , , , ,