No sólo de entusiasmo, sonrisa, incitar al uso de los sentidos y un guión temático se nutre el guía porque en su trabajo nada es fruto de la casualidad.

Desde los objetivos a la evaluación: todo planificado para la mejora continua

Cómo ya hemos comentado en otras ocasiones, todo forma parte de un plan que comienza en los objetivos que se marca el guía cuando diseña la actividad. Estos objetivos estarán relacionados con el GRAN objetivo: La conservación del patrimonio, natural o histórico que vamos a interpretar. Esto nunca se debe perder de vista.

Debemos seguir el plan hasta el final: La Evaluación

Pero de poco sirve plantearte objetivos, diseñar y planificar si olvidamos la última fase: La evaluación. Evaluaremos cada parte de nuestra planificación basándonos en indicadores. Lo más habitual es evaluar los resultados obtenidos, por ejemplo, el grado de satisfacción de los visitantes, la implicación de la comunidad, los conflictos,  etc… aunque también se pueden evaluar los destinatarios, el contexto, el marco institucional o incluso los propios objetivos.

Con la evaluación sabemos lo cerca que estamos de los objetivos

Las evaluaciones pueden ser verbales o escritas, mediante cuestionarios, preguntas abiertas o con métodos mas innovadores, lo importante es que se ajuste a los indicadores propuestos para los objetivos y den la información necesaria.

Una evaluación bien diseñada nos ayuda a un proceso real de mejora continua tan necesaria para nuestra satisfacción dado que un buen guía no (solo) pretende tener ese  título que nos habilita, homologa o certifica, ni siquiera pretende conseguir (solo) ese trabajo que le permita ejercer de guía, en realidad, es un apasionado de su trabajo y por eso no se conforma con ese aprobado: Quiere la excelencia, marcar la diferencia y conseguir sus objetivos.

Además, los guías que marcan la diferencia fidelizan a su público que disfruta con la ruta interpretada. Los visitantes se convertirán en la mejor publicidad del guía diferente y del patrimonio visitado en el itinerario, lo cual redundará en el reconocimiento profesional del guía y la conservación del patrimonio: Objetivo doble cumplido

El público entusiasmado es nuestro mejor abanderado

¿Eres guía? ¿Quieres ser un guía diferente? Te esperamos en el Curso de Guía de Naturaleza: Diseño de Rutas Interpretativas del Instituto Superior del Medio Ambiente y en el

Especialista en Educación Ambiental, Interpretación y Voluntariado en la Naturaleza.

Y si sois nuestro público, esos visitantes que nos acompañan en nuestras rutas

¡Que los guías de naturaleza diferentes os acompañen!

Un guía diferente , 5.0 out of 5 based on 2 ratings