La Fundación Biodiversidad creó este divertido juego para concienciar a los más pequeños (y seguro que también a algún adulto) sobre la importancia de una buena separación de los residuos para su posterior reciclaje.