Fundación Endesa ha presentado en Madrid el estudio Ecobarómetro. Cultura ecológica y educación, elaborado con la participación de la Fundación Europea Sociedad y Educación. Este estudio se basa en dos encuestas a dos muestras de unos 1.000 individuos, representativas de la población internauta de 18 a 35 años y de la población general de 18 a 75 años, respectivamente.

Los au­tores del in­forme, Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez, pre­si­dente e in­ves­ti­gador de Analistas Socio-Políticos y co­la­bo­ra­dores de Sociedad y Educación, han des­ta­cado como no­vedad del in­forme el uso del con­cepto de cul­tura eco­ló­gica para dar sen­tido al con­junto de per­cep­cio­nes, co­no­ci­mien­tos, ac­ti­tudes y prác­ticas me­dioam­bien­tales de los in­di­vi­duos, y el hecho de cen­trar la aten­ción en los jó­venes y en la re­la­ción entre su ex­pe­riencia es­colar y sus opi­niones y com­por­ta­mientos re­la­tivos al medio am­biente. Al res­pecto han seña­lado que “probablemente, es la pri­mera ‘cata’ que se hace en España de estas ca­rac­te­rís­ticas y es pro­bable que sea de las pocas que se han hecho en cual­quier país”.

Por su parte, Begoña Muñoz de Verger, di­rec­tora de pro­yectos de Fundación Endesa afirmó que desde Fundación Endesa “tenemos el firme com­pro­miso de desa­rro­llar ini­cia­tivas edu­ca­tivas que pro­muevan la cul­tura eco­ló­gica entre los más jó­ve­nes. Es fun­da­mental crear una con­ciencia me­dioam­biental pro­fun­di­zando en los va­lo­res, ac­ti­tudes y co­no­ci­mientos que tiene la so­ciedad es­pañola, y en con­creto la ju­ven­tud, frente al me­dioam­biente”

Los re­sul­tados de la en­cuesta a jó­venes de 18 a 35 años, re­co­gidos en la pri­mera parte del in­forme, mues­tran que un 54% cree que la can­tidad de con­te­nidos de­di­cados a lo largo de su apren­di­zaje es­colar (hasta los 15/16 años) al medio am­biente y la energía es muy in­su­fi­ciente o in­su­fi­ciente; para un 44,5% es acep­ta­ble, ele­vada o, in­cluso, ex­ce­siva. A un 30,8% le ha­bría gus­tado saber más de al­guna cues­tión sobre esos temas porque los con­te­nidos no se en­seña­ban.

La opi­nión de los jó­venes en­cues­tados su­giere que hay un margen de me­jora en la pre­pa­ra­ción de sus pro­fe­sores para ex­plicar esas ma­te­rias y apunta a un uso no muy fre­cuente de me­to­do­lo­gías ‘modernas’ en la en­señanza de temas me­dioam­bien­ta­les. Por ejem­plo, el uso ha­bi­tual de in­ternet lo re­fiere un 11,2%; el uso de pro­yectos prác­ticos he­chos en grupo o in­di­vi­dual­mente, un 10,6%; y los pro­yectos prác­ticos que im­pli­caban a va­rias cla­ses, un 2,8%. Si aña­dimos la ca­te­goría de fre­cuencia “algunas ve­ces”, la ex­ten­sión de esas me­to­do­lo­gías sería del 33,2, 39,7 y 17%, res­pec­ti­va­mente.

Según los datos re­co­gidos en el es­tu­dio, la ma­yoría de los jó­venes (un 57,7%) se siente poco o nada in­for­mada sobre temas me­dioam­bien­ta­les, una pro­por­ción que apenas ha va­riado en veinte años, a pesar de una mayor pre­sencia de cues­tiones me­dioam­bien­tales en la en­señanza y en la dis­cu­sión pú­blica.

Para Juan Carlos Rodríguez, “la huella de la va­riedad de ex­pe­rien­cias es­co­lares en la cul­tura eco­ló­gica de los jó­venes es­pañoles es es­casa, lo que no im­plica que no exista. Quizá los me­dios de co­mu­ni­ca­ción estén tam­bién ayu­dando a con­fi­gurar sus co­no­ci­mien­tos, ac­ti­tu­des, com­por­ta­mientos y va­lores me­dioam­bien­tales y pro­ba­ble­mente, in­fluyan otros grupos de re­fe­rencia para ellos, co­men­zando por la fa­mi­lia, a la que los en­cues­tados atri­buyen una re­le­vancia sig­ni­fi­ca­ti­va”.

En cuanto a la en­cuesta te­le­fó­nica a la po­bla­ción ge­neral de 18 a 75 años, los au­tores señalan que “cuando la pre­ser­va­ción del medio am­biente se en­marca en el con­junto de pro­blemas de España, estos pro­blemas no apa­recen entre los más im­por­tantes a corto plazo. No obs­tante y según se señala en el es­tu­dio, con­si­de­rada en sí misma, la con­ser­va­ción del medio am­biente es vista como un pro­blema grave y ur­gente de re­sol­ver: un 95,4% cree que es un pro­blema muy o bas­tante grave; un 93,5% cree que su so­lu­ción es ur­gente. A largo plazo, los pro­blemas me­dioam­bien­tales apa­recen en un tercer nivel de preo­cu­pa­ción, tras el des­em­pleo y las pen­sio­nes.

Preguntados sobre los com­po­nentes de una buena ca­lidad de vida, el medio am­biente ocupa un lugar se­cun­da­rio: solo lo con­si­dera uno de los dos fac­tores más im­por­tantes al res­pecto un 6,6%, lejos del 65,8% que men­ciona tener buena sa­lud, el 35,2% que men­ciona unos in­gresos su­fi­cien­tes, el 28,6% que men­ciona un tra­bajo sa­tis­fac­torio o el 28,1% que cita a fa­milia o amigos con los que poder con­tar.

Según el es­tu­dio, al­gunas con­ductas re­le­vantes me­dioam­bien­tal­mente están más asen­tadas que otras. Las más fre­cuentes son el uso de con­te­ne­dores para los dis­tintos tipos de re­si­duos do­més­ticos (un 87,6% la lleva a cabo ha­bi­tual­men­te), el uso de bom­bi­llas de bajo con­sumo (85,3%) y se­parar la ba­sura do­més­tica según el tipo de desecho (%). En un se­gundo nivel están el uso del trans­porte pú­blico en los tra­yectos co­ti­dianos (34,3%) y la compra de pro­ductos eco­ló­gicos (27,8%). Las menos fre­cuentes son el dejar de uti­lizar el vehículo propio por ra­zones me­dioam­bien­tales (17%) y la par­ti­ci­pa­ción en ac­ciones a favor del medio am­biente (9,6%). En ge­ne­ral, la dis­po­si­ción de los en­cues­tados a hacer sa­cri­fi­cios para pre­servar el medio am­biente es li­mi­tada.

Cuando los en­cues­tados re­fle­xionan sobre la pro­ce­dencia de sus ac­ti­tudes me­dioam­bien­ta­les, se ima­gi­nan, en primer lu­gar, que han de­bido de ser im­por­tantes su fa­milia (un 29,5% la men­ciona como el factor que más ha in­fluido en ellas) y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción (26,8%). Son menos lo que se re­fieren a su ex­pe­riencia es­colar (19,4%) o a sus grupos de amigos (12,9%).

Pérez-Díaz ha afir­mado que los datos de ambas en­cuestas apuntan a “la ne­ce­sidad de se­guir in­da­gando en el papel de la es­cuela en la con­fi­gu­ra­ción de la cul­tura eco­ló­gica de los es­paño­les, cons­tru­yendo in­di­ca­dores que per­mitan me­dirla con mayor fia­bi­li­dad. En cual­quier caso, habrá que contar con la propia cul­tura de la so­ciedad y en com­bi­na­ción con la fa­mi­lia, una ins­ti­tu­ción cru­cial en los pro­cesos de so­cia­li­za­ción del país, y con fre­cuencia mar­gi­nada en la dis­cu­sión sobre la ma­te­ria”.

Descarga del informe

Formato: pdf - Tamaño: 1,21 MB

Fuente: https://www.capitalmadrid.com

Etiquetas: , , ,