Me gustaría aprovechar mi condición de madre y de ambientóloga en esta ocasión para tratar un tema que ahora que se acercan las Navidades está más de actualidad: los juguetes con los que nuestros hijos han dejado de jugar.

Aunque intentemos alejar a nuestros hijos del consumismo e inculcarles hábitos sostenibles, en estas fechas siempre se encuentran con juguetes nuevos que llaman más su atención y que les hace dejar de jugar con los que ya tenían.  En otras ocasiones los dejan de utilizar porque crecen o porque han cambiado sus intereses. Pero no por eso esos juguetes dejan de valer y deben convertirse en un residuo. Al contrario, si están en buen estado (y en muchas ocasiones suele ser así) esos juguetes que nuestros niños ya no utilizan, pueden tener una segunda vida y hacer felices a otros niños.

No se trata de aprovechar para deshacernos de juguetes que molestan en casa. El objetivo principal, al menos en mi caso, es fomentar en mis hijas valores como la solidaridad y el altruismo, además de enseñarlas a consumir responsablemente y cuidar el medio ambiente no generando un residuo de manera innecesaria.

Yo particularmente siempre suelo empezar a buscar una segunda vida a los juguetes en mi entorno cercano: amigos, familiares. Además, siempre he preguntado en la Escuela Infantil a la que acudieron mis hijas, pues ahí siempre les sacan jugo, y ahora en el Colegio, por si hubiera familias a las que le pudieran venir bien.

Pero además de estas pequeñas actuaciones particulares que podemos poner en práctica, existen iniciativas y campañas de recogida de juguetes usados que, si bien no son exclusivas de estas fechas, sí que es ahora cuando más nos acordamos de ellas e intentamos colaborar.

En este sentido, me gustaría mencionar algunas de iniciativas que conozco:

  • Ningún niño sin sonrisaLa Asociación Ningún Niño Sin Sonrisa, está llevada exclusivamente por voluntarios, y recogen juguetes, cuentos, peluches, nuevos o de segunda mano y los reparten el 6 de enero.
  • Juguete solidario: Es una iniciativa de un grupo de amigos, voluntarios y empresas colaboradoras, que se encargan de la captación de juguetes y en colaboración con asociaciones locales y hacerlos  llegar a todos los niños que por diversos motivos estas navidades puedan quedarse sin regalo.
  • Alcampo. Otro año más ponen en marcha la campaña ‘Ningún niño sin juguete’ del 22 de diciembre al 4 de enero, en la que se pueden entregar juguetes usados en buen estado que se destinan a organizaciones sin ánimo de lucro del entorno de los hipermercados, que trabajan para mejorar la calidad de vida de los niños que viven en familias con dificultad.
  • Juegaterapia. Recogen consolas de empresas y particulares, tablets y videojuegos y los donan a las áreas pediátricas de diferentes hospitales.

Seguramente hay muchas más, a nivel local estoy convencida de ello, por lo que desde aquí me gustaría invitar a todos los que saben de alguna otra campaña de recogida de juguetes para que se animen a compartirla.

Dando una segunda vida a los juguetes usados, 5.0 out of 5 based on 1 rating