Lo que quiero compartir con vosotros gracias a la oportunidad que me ha brindado el Instituto Superior de Medio Ambiente es un proceso de búsqueda en el que estoy inmersa desde el año 1998, una vez finalizada mi carrera como Ingeniera Agrónomo por la UPM y que os voy a relatar a modo de presentación.

Cuando terminé la carrera con la especialidad de Fitotecnia, tuve la certeza de que no quería dedicarme a la producción de alimentos. Formada en el Plan de Estudios del año 1974, percibí muy pronto a lo largo de mi formación académica que existía un desfase entre lo que nos enseñaban en las aulas con la Revolución Verde que ya se estaba gestando fuera de ellas.

Agradezco la formación sólida de seis años en los pilares en los que se fundamenta la agronomía y que con la perspectiva que dan los años, prácticamente se trataba de un proceso iniciático que suponía el conocimiento paulatino de cinco materias: La inerte, la abstracta, la orgánica, la tecnológica y la económica.

Como toda carrera técnica adolecía de la visión humanista, por lo que me vi obligada a desarrollarla de forma autodidacta.

Retomo mi salida de la carrera, académicamente formada en agronomía y con una formación autodidacta en las denominadas Humanidades. El camino se perfiló con una claridad meridiana, dedicarme a producir belleza o lo que es lo mismo, dada mi base agronómica, dedicarme a la Jardinería.

Agradezco del Máster en Jardinería y Paisajismo de la UPM varias enseñanzas:

-          Creatividad e Información son procesos simétricos y proporcionales entre sí.

-          La adaptación de la tecnología agronómica de corte productivista a la de corte estético

-          El descubrimiento de la Composición, entendida como código o lenguaje

-          La diversidad de diálogos que el jardín ha establecido con el exterior a lo largo de la Historia, tanto de Oriente como de Occidente.

El Máster permitió acercarme cada vez más a lo que es mi vocación, que en aquel tiempo se traducía en una escala de intervención territorial y un redescubrimiento del exterior, de lo ajeno al jardín, en definitiva de lo que en principio quiero denominar Paisaje.

Han pasado trece años y el Paisaje se ha transformado en el hilván que me ha permitido integrar múltiples lenguajes, en principio inconexos, permitiéndome ofrecer en todo proyecto una óptica innovadora.

Es precisamente Proceso y Óptica lo que quiero en definitiva compartir con vosotros, os invito a la vivencia de un Viaje, que no estará exento de herramientas, programas informáticos, técnicas, simbología, legislación, mitología, matemáticas, botánica, jardinería, filosofía, etc.

Por supuesto que como en todo proceso de búsqueda hablaré de las noches oscuras, en las que el Paisaje se desvanece y desaparece…

Susana Díaz- Palacios Sisternes, Ingeniera Agrónomo y Máster en Ingeniería y Paisajismo es docente del curso Aplicación Práctica de los SIG a los estudios del Paisaje

Complejo Arqueológico de Moray, Perú: Vestigio de la fusión entre un patrón paisajístico y los procesos ecológicos, agronómicos y simbólicos. Foto: Susana Díaz-Palacios

Estos conceptos se ven en algunos de los programas formativos del ISM como Aplicación Práctica de los SIG a los estudios del Paisaje y Paisaje e intervención ambiental.

En búsqueda del Paisaje: Cuaderno de Bitácora., 5.0 out of 5 based on 2 ratings