Proteger nuestra diversidad no sólo sirve para conservar el rico patrimonio natural que poseemos. Los Espacios Naturales Protegidos (ENP) tienen una marcada función social. No sólo pretenden incluir a todos los agentes sociales y económicos de un área desde su misma concepción, sino que aspiran a convertirse en potenciador socioeconómico, capaz de revitalizar zonas rurales muy deprimidas.

El valor de las áreas protegidas trasciende la mera diversidad y su influencia socioeconómica va más allá de lo que la mayor parte de la sociedad imagina.

espacios narurales protegidos

Solo en 2017, el ecoturismo y toda la industria relacionada dejó en toda Argentina 15 000 millones de dólares.

Conservando y desarrollando

Cuando se plantea la creación de un ENP, la población local tiende a pensar que se va a limitar su desarrollo económico en pro de la protección de una serie de animales o plantas. Muchos opinan que prima la protección de la fauna y la flora frente a las personas. Pero nada más lejos de la realidad.

Uno de los objetivos de todas las áreas protegidas es favorecer el desarrollo de la zona de influencia de ENP, siempre combinándolo con la sostenibilidad ambiental.

Sólo cuando se aúnan la conservación de la naturaleza con un desarrollo económico de la misma es posible que todos los implicados trabajen por la conservación del entorno.

A nivel mundial existen muchísimos ejemplos de cómo una zonas rurales afectadas de por graves problemas de despoblación y faltas de tejido empresarial han sufrido un importante crecimiento como consecuencia de la designación de un área protegida.

Conservación y economía

Quizás uno de los ejemplos más conocidos sea el Parque Nacional de Iberá de Argentina. Su historia es tan complicada como apasionante. Los esteros de Iberá sufrieron una enorme pérdida de biodiversidad, al tiempo que, por su situación geográfica, los pueblos que habitaban la zona se encontraban prácticamente aislados y con un bajo nivel de desarrollo.

Sin embargo, la gestión que se ha ido realizando del parque, que incluye un completo programa de rewilding, ha supuesto una magnífica combinación de proyectos de conservación que han sabido potenciar un desarrollo local basado en el ecoturismo y el sector terciario.

Actualmente, más de 20 pueblos y alrededor de 200 000 personas se están beneficiando directa o indirectamente de los esfuerzos realizados para convertir el Parque Nacional de Iberá en uno de los destinos favoritos para ecoturistas de todo el mundo.

Y es que sólo en 2017, el ecoturismo y toda la industria relacionada dejó en toda Argentina 15 000 millones de dólares.

Pero no tenemos que irnos tan lejos, en Europa, un informe de la Comisión Europea calculó el valor económico de la Red Natura 2000 en alrededor de 300 000 millones anuales. Una auténtica barbaridad.

Y si volvemos a España, podemos encontrar ejemplos muy similares, donde el ecoturismo ha revertido las posibilidades económicas de pueblos a punto de desaparecer, como Villardeciervos, de apenas 400 habitantes, y las zonas aledañas, situados en plena Sierra de la Culebra, enclave que alberga la población con mayor densidad de lobo ibérico (Canis lupus signatus) de toda la Península Ibérica.

En esta zona han aparecido diversas empresas de ecoturismo especializadas en salidas para ver lobo ibérico y talleres de educación ambiental en torno a la figura de este emblemático y maltratado depredador ibérico.

Pero no sólo han surgido empresas de ecoturismo, sino que los sectores hostelero y de restauración han sufrido un empuje enorme, a la vez que se ha fomentado el comercio de productos tradicionales y locales, revalorizando el arte, la cultura y la gastronomía de la zona, que se han convertido en otro atractivo tan potente como el lobo.

En definitiva, el turismo lobero se ha convertido en una fuente de ingresos que deja ya más dinero que la caza, uno de los motores económicos tradicionales de los pueblos de la zona.

Otras comunidades autónomas, como Extremadura, están apostando fuerte por el turismo ornitológico, que ya dejó en la región más de 6 millones de euros durante el 2017 sólo en alojamientos, sin contar con otros ingresos directos e indirectos.

Además, los ENP se convierten en un potente reclamo para el turismo internacional, donde está profundamente asentado el concepto de ecoturismo. Hablando aún de Extremadura y turismo ornitológico, en 2018 1 de cada 4 visitantes que recibió la comunidad autónoma procedentes del turismo ornitológico fueron extranjeros.

Concluyendo

La conservación de hábitats y comunidades animales y vegetales no sólo no resulta incompatible con el desarrollo socioeconómico del área donde se enclava, sino que permite desarrollar nuevos nichos laborales y explotar nuevas fuentes de riquezas de forma sostenible y compatibles con el entorno.

La presencia de un ENP incorpora necesariamente ciertas limitaciones (muchas menos de las que se supone). Pero a cambio permite generar nuevas oportunidades laborales de forma directa y ayudan a potenciar el comercio y la hostelería, revalorizando la cultura, el folclore y la gastronomía locales.

Además, el efecto potenciador sobre la economía local no sólo tiene lugar en el ámbito estricto del Espacio Natural Protegido, sino también en toda su área de influencia, proporcionando también multitud de beneficios indirectos en forma de reclamo turístico o el impulso de la cultura y la gastronomía, entre otras muchas.

Al final, los ENP son el escenario perfecto para que la conservación de nuestro patrimonio natural revierta no sólo sobre las generaciones futuras, sino que impacte de forma positiva en las vidas y el entorno social y económico de los habitantes de hoy.

De esta forma, población local y administraciones podrán trabajar juntos para mantener y mejorar la herencia natural y cultural de nuestro país, convirtiéndose en embajadores y defensores de nuestros ENP. Una combinación absolutamente ganadora para todos.

Ignacio García Hermosell es docente del curso de Gestión de Espacios Naturales Protegidos Especialista en Protección y Gestión de Espacios Naturales. Puedes consultar ambos cursos para obtener más información sobre esta temática.


Los Espacios Naturales Protegidos como motor económico y de desarrollo social, 5.0 out of 5 based on 1 rating